¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
23 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

La influencia del espacio público en la vida cotidiana

¿Puede el espacio público influir en nuestra vida, en nuestra salud, e incluso en nuestro humor?

Viernes, 15 de diciembre de 2023 01:00

A veces me pregunto si tenemos conciencia de eso, o si llevados por las urgencias y preocupaciones de la vida cotidiana simplemente lo transitamos, la mayor parte de las veces, sin observarlo, sin vivirlo ni disfrutarlo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

A veces me pregunto si tenemos conciencia de eso, o si llevados por las urgencias y preocupaciones de la vida cotidiana simplemente lo transitamos, la mayor parte de las veces, sin observarlo, sin vivirlo ni disfrutarlo.

Hoy la reflexión se centra en el espacio compartido, el que debería ser accesible, de calidad, socialmente justo y, de acuerdo con los nuevos paradigmas también un espacio sustentable.

¿Qué es el espacio público? es aquel espacio común donde cualquier persona tiene derecho a estar o transitar libremente, puede ser abierto como una plaza o un parque, o cerrado como un edificio público o un centro comunitario. En este caso, pienso en el espacio público abierto, en el cual el ser humano interactúa durante toda su vida, y de la calidad de este espacio dependerá en gran parte su calidad de vida, aunque como dije previamente no seamos conscientes de ello. Pienso en los espacios abiertos, buena parte de nuestra vida transcurre en ellos, y de su calidad depende en gran parte nuestra calidad de vida. Estos espacios son producto de largos y complejos procesos de ocupación espacial, y se van modificando de acuerdo con los modelos socioeconómicos imperantes. Por ejemplo, la ciudad colonial surge a partir de una plaza central, en torno a la cual se construían los edificios más representativos y en ella se desarrollaban las actividades civiles, comerciales, sociales, etc. Estos espacios centrales contaban y cuentan actualmente con valores cívicos y simbólicos, y mantienen sus funciones sociales, ya que constituyen para la comunidad actual un lugar de encuentro, de manifestación, de festejo, etc. Sin embargo, en las últimas décadas, al prevalecer el uso del suelo como recurso especulativo ha marcado un crecimiento caótico y fragmentado de la ciudad, con periferias monótonas carentes de espacios públicos de calidad.

Así como la ciudad colonial tuvo espacios públicos simbólicos de importancia, en la ciudad del siglo XIX y principios del XX, se realizó un gran aporte a los espacios públicos, surgen los grandes parques urbanos, los boulevares y paseos urbanos.

En estas intervenciones, estuvo presente el Estado como gran planificador y diseñador de estos espacios, sus arquitectos, técnicos y paisajistas, tuvieron un rol fundamental en la planificación y diseño de estos espacios públicos. Este rol lo mantienen en la actualidad, ya que un diseño adecuado promueve el uso y el sentido de pertenencia de la sociedad e incluso la participación de esta en la gestión de estos espacios. Es decir, el papel del Estado y sus instituciones y cuadros técnicos, es fundamental para revertir la situación actual del espacio público, para regenerarlo y mejorarlo especialmente en las periferias, devolviéndole al ciudadano calidad de vida urbana, resulta entonces fundamental la implementación de políticas cuyo resultado sea la ejecución de obras urbanas concretas.

La provincia de Jujuy cuenta con un soporte natural que brinda a sus ciudades la posibilidad de generar ámbitos urbanos con identidad propia, de gran calidad espacial y ambiental. Nuestra ciudad capital, con sus ríos, huaicos, barrancas y terrazas, permite imaginar una ciudad integrada a partir de un continuo espacio verde de características singulares, espacios pensados desde la inclusión que sean capaces de reunir a sus ciudadanos, promoviendo su apropiación y cuidado, de manera equitativa tanto para las áreas centrales como para las periféricas.

En los últimos años se han concretado intervenciones a escala urbana como el Parque lineal Xibi Xibi, la ciclovía en la zona sur, con la plaza General Arias, o el Parque General Belgrano en Alto Comedero; lugares vividos compartidos intensamente, lo que evidencia avidez de espacio público de calidad por parte de los jujeños. Estos ejemplos llevan a pensar: ¿con cuántos espacios potencialmente memorables cuenta nuestra ciudad?, tal vez ahora marginales, degradados, y a la espera de ser descubiertos. Por aquello de que "no se puede amar lo que no se conoce" tal vez la estrategia sea comenzar por redescubrir lo nuestro.