¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

°
22 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Secretos de generaciones que nos quitan la identidad

La obra se estrenó el fin de semana pasado, y se repone los días jueves y viernes próximos, en el Teatro Mitre.La dramaturgia, la dirección y las actuaciones, están a cargo de artistas de gran trayectoria.
Lunes, 09 de octubre de 2023 01:04

Se estrenó con dos funciones la obra "Los lugares cambian", en la sala mayor del Teatro Mitre, una producción de nuestro coliseo junto al Teatro Nacional Cervantes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Se estrenó con dos funciones la obra "Los lugares cambian", en la sala mayor del Teatro Mitre, una producción de nuestro coliseo junto al Teatro Nacional Cervantes.

La noche del jueves, el estreno absoluto fue con música en vivo, y la segunda función fue el viernes.

Ahora se esperan las últimas dos funciones en este emblemático recinto, para los días jueves y viernes próximos, a las 21.

Las entradas están en venta en la boletería del teatro y online en meinscribo.com

Ya hacía un buen tiempo que en Jujuy no se veían coproducciones de esta magnitud, con el Cervantes, que supo encontrar aquí buenos materiales para trabajar.

Esta vez, se trata de una obra escrita por Elena Bossi, que cuenta con la dirección de Rodolfo Pacheco, y un elenco integrado por cuatro grandes actores jujeños, de gran trayectoria, como son Silvia Gallegos, María del Carmen Echenique, Noemí Salerno y Roberto Cruz. Y completan el elenco Tupac Peláez y Ezequiel Boris, que con coreografías y acrobacias acompañan la composición de los personajes en escena.

SILVIA GALLEGOS ES “BLANQUITA”

Con una escenografía movible, compuesta principalmente de un gran panel de fondo que se luce cambiando la imagen de flores en las distintas estaciones, cuando la historia va cambiando de climas.

Hay alguien que busca su identidad, y un telegrama dispara largas charlas entre tres hermanas longevas, que desandan sus pactos familiares, sus historias de vida construidas en base a lo que "debe ser" en una sociedad que exige, mira y juzga. Ellas son de una generación que no tuvo la posibilidad quizás de reflexionar sobre los auténticos deseos, y las libertades que hoy las mujeres están aprendiendo a abrazar sin culpas.

Los textos hablan y reflejan una bisagra de sufrimientos y censuras, entre una generación y las que siguieron, donde algo sucedió, y eso permitió poder hablar y exigir la honestidad en las decisiones.

Las personas de la tercera edad pueden sumarse en los conceptos, entenderlos y asumirlos, y aun así es difícil tomar la decisión de hacerlos carne. Y en esa aceptación y respeto, nos encontramos en este momento de la historia. Quienes se animan o lo intenta,- como es el personaje de una de las hermanas, "Blanquita", interpretada por Gallegos- a veces pueden y a veces no, traducirlo en hechos, porque siguen atadas a las decisiones y secretos familiares.

MARÍA ECHENIQUE ES “ENCARNACIÓN”

Los entramados de misterios morales, históricamente enredaron las vidas y las experiencias. Estas tres hermanas los ponen en el tapete, y el público claramente sale pensando en sus propias experiencias, con sus hijos, con sus madres, con sus abuelas, con la propia vejez transitándola o por venir.

La Divina Providencia aparece como un concepto de protección ante los cumplimientos de los preceptos sociales.

Ellas, en sus charlas, encuentran la resistencia extrema en el personaje de "Encarnación" (interpretado por Echenique), la neutralidad de "María del Carmen" (interpretada por Salerno), y el deseo de liberación de "Blanquita". Los secretos se llevan a la tumba y carcomen a los que quedan en este mundo, siempre preguntándose si debieran develarse.

La imagen del hijo que vuelve, el pueblo que mira, el perfil de "viejas sacrosantas" que a una de ellas le molesta, y el convencimiento de que "los hábitos son importantes y nos aferran a este mundo", tal como lo dice una de ellas, se presentan en las deliberaciones de estas tres hermanas ante una visita inesperada.

NOEMÍ SALERNO ES “MARÍA DEL CARMEN”

Hay una alusión en esta puesta a la negación de una generación de nuestros mayores, a cambiar, porque no soportan haber tenido una vida "toda equivocada", como se escucha en escena.

"Los lugares cambian", desde el título nos muestra este momento histórico desde lo social en el mundo, que tratan por estos tiempos de quitar cargas pesadas a las mujeres, y mirar hacia una convivencia más honesta con los caminos, las decisiones y las libertades de cada uno.

Las conversaciones del público saliendo de la sala, eran recurrentes, hablando de sus propias historias, algunos con risas sobre las situaciones cotidianas con sus ancianos, y otros un poco más emocionados.

Es una puesta que habla de cuestiones que la autora, Elena Bossi, suele dejar fluir en sus textos, los vínculos con las madres, los significados de cada paso con ellas, lo idealizado y lo que verdaderamente sucede. Lo gracioso y lo doloroso de todo ello.

Antes tamaño texto, las actuaciones de estas tres grosas de las tablas jujeñas, se nutren de sus propias luchas y decisiones. Son tres mujeres de distintas edades, que eligieron el arte para decir y plantear su libertad, y en esta puesta lo hacen más que nunca.

La dirección impecable de Pacheco le da a esta producción, que no dejó a nadie sin algún efecto, los tonos de creatividad a través de pantallas gigantes y brillantes; colores que dan vida a la muerte como si en ese descanso recién llegara la plenitud; los bailarines- actores que acompañan con movimientos cada escena y dividen los cuadros, a la vez que asumen algún papel por instantes; la utilización de tres sillones y una mesita, para lograr distintos espacios, dentro y fuera de esa vieja casona donde las hermanas viven sus últimos días; etc.

Todo esto airea los climas densos de estas hermanas, y a la vez que le dan profundidad, para una mejor inmersión en la historia.

En el final, queda en silencio después de todo, el nombre de la madre biológica de "Juan Antonio" (interpretado por Roberto Cruz). Él nunca podrá encontrar su identidad, porque el pacto se mantendrá más allá de la muerte.

Música original

SEXTETO | A CARGO DE LA MÚSICA ORIGINAL DE OBRA DIRIGIDO POR BRUNO ROMERO

La función del estreno tuvo el adicional de lujo de la música en vivo, a cargo de un sexteto compuesto por Gabriel Romero en violín, Jaquelina Mamaní en viola, Fabiana Barraza en flauta, Emmanuel Durán en corno, Pablo Medrano en contrabajo y Mauricio Soria en el set de percusión.

La música original de la obra fue compuesta y dirigida por el maestro Bruno Romero, y se grabó en el estudio Mantra de ciudad capital.

Realmente un condimento de primer nivel para esta coproducción entre el Teatro Nacional Cervantes y el Teatro Mitre.