¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"Hoy honramos a Jesús como el mesías, como el rey"

El padre Jorge García Méndez celebró el Domingo de Ramos con la bendición de palmas, misa y procesión.
Lunes, 25 de marzo de 2024 01:03

Con la masiva presencia de la feligresía católica, en las distintas parroquias de San Pedro de Jujuy, se conmemoró ayer la festividad del Domingo de Ramos con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, hecho que marca el inicio de la Semana Santa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Con la masiva presencia de la feligresía católica, en las distintas parroquias de San Pedro de Jujuy, se conmemoró ayer la festividad del Domingo de Ramos con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, hecho que marca el inicio de la Semana Santa.

La comunidad de la parroquia Santa Teresita y San Juan Bautista Scalabrini, se congregó en la plaza de la Integración de barrio Antonio Bernacchi, donde se vivió la primera parte de la celebración con la bendición de ramos, la lectura del evangelio y la homilía, para luego comenzar la tradicional procesión. El lugar dispuesto para la misa fue un sector de la plaza de los Agricultores, que fue ornamentado con palmas y ramos.

En su mensaje, el párroco Jorge García Méndez, expresó que en los pasajes de la vida de Jesús se puede observar que cada vez que el pueblo lo quería homenajear, él siempre se escapaba. Cuando hacía un milagro, pedía a la gente que no le digan a nadie, porque Jesús no necesitaba ni quería reconocimiento alguno. "Hoy, por única vez, Jesús se deja mimar, en el Domingo de Ramos acepta que es el rey, que es el enviado, que es nuestro salvador porque entra a Jerusalén a entregar su vida por toda la humanidad y en el gran misterio de la fe, nos muestra que en glorificación de su cuerpo resucitado, está su reinado", dijo el sacerdote, al tiempo de invitar al pueblo a homenajear a Jesús, "a dejarlo ser el rey de nuestro corazón y permitir que en nuestras familias esté presente esa paz que él ofrece en cada misa".

"En el Domingo de Ramos, como pueblo creyente, vamos a manifestarle al mundo entero que Jesús es nuestro rey, más allá de nuestros errores, de nuestros defectos, porque en lo profundo de nuestro ser tenemos sed de Dios. Pidamos al Señor que nos de la gracia de ser una luz en la sociedad. Que Jesús reine no sólo en nuestra casa, sino también en la Casa de Gobierno, en la Municipalidad, en las instituciones, que seamos tratados con dignidad, sobre todo en los hospitales, en los centros de atención a los indigentes, que no nos traten como cosas porque somos personas", manifestó el padre.

Finalmente, dijo que como hijos de Dios nunca estamos solos, porque Jesús se fue a prepararnos un lugar y el miedo y la angustia quedaron crucificados. "Jesús resucitó y esa es la razón de nuestra alegría. En el árbol de la muerte creció la vida. Y hoy, estamos todos con los ramos en las manos como signo de victoria. Hoy cantamos con alegría imitando al pueblo que honró a Jesús como el mesías, como el rey y como el hijo de Dios. Esta Semana Santa, viviremos misterios grandes de nuestra fe, hoy la puerta del cielo se abre con una lluvia de bendiciones, porque el Señor vino a salvarnos", concluyó.

Luego de la comunión tres niños de la catequesis levantaron en sus manos la imagen de Cristo crucificado y la catequista rezó con gran sentimiento la oración de Jesús a los niños, en la cual les pide que sean sus testigos para comunicar a todos que Dios los ama. Seguidamente el padre Jorge volvió a bendecir los ramos.

 

Temas de la nota