¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Fondos buitres reclaman embargar dólares que el Banco Central tiene en EEUU

El dato se conoció en el marco de la audiencia que la Corte de Apelaciones de Nueva York hizo con presencia de ambas partes. 

Sabado, 03 de febrero de 2024 11:00

Fondos buitres que decidieron rechazar los sucesivos canjes de deuda que lanzó la Argentina y seguir litigando por los bonos caídos en default en el 2001, reclaman embargar dólares que el Banco Central tiene depositados en la Reserva Federal de Estados Unidos.
El dato se conoció este viernes en el marco de la audiencia abierta al público que la Corte de Apelaciones de Nueva York hizo con presencia de ambas partes, los abogados de los fondos de inversión y de la Argentina.
El embargo había recibido luz verde de parte de la jueza del Segundo Circuito de Nueva York Loretta Preska.
El reclamo lo llevan adelante fondos buitre que no aceptaron los canjes de deuda por los bonos defaulteados en 2001.
Si bien en los tres canjes de deuda (2006, 2010 y 2016) la mayor cantidad de bonistas aceptaron las condiciones de la Argentina para pagar los bonos que en 2001 se declararon en default, unos pocos decidieron quedar al margen y seguir litigando contra el país.
El año pasado obtuvieron una sentencia en primera instancia a favor y el derecho a embargar activos nacionales en Estados Unidos.
Este viernes, durante la audiencia en la Corte de Apelaciones se conoció que se trata de una suma de dinero que pertenece al Banco Central en la Reserva Federal, por fondos que se utilizaron cono garantía de pago de los bonos Brady. La Corte deberá expedirse en un plazo aún no determinado.
Los fondos que reclaman son Attestor Master, Trinity Investment, Bybrook Capital, White Hawtrone, White Hawtrone II y Bison Bee. Le exigen unos 400 millones de dólares a la Argentina.
El año pasado consiguieron una sentencia en primera instancia y, como el país no pagó, el derecho a comenzar con los pedidos de embargo de bienes.
La Argentina apeló este embargo y este viernes hubo una audiencia en la Corte de Apelaciones que deberá definir (sin plazo) si corresponde o no ejecutar los embargos.
El bien embargado es un derecho a cobrar por el país. Pertenece a una cuenta que tiene el Banco Central en la Reserva Federal (Fed), con fondos que se utilizaron como garantía de pago de los bonos Brady, emitidos en la década del ´90 como parte del programa de reestructuración del default de los ´80 que respaldó el entonces secretario del Tesoro estadounidense, Nicholas Brady, en un contexto de crisis de deuda de la región. Otra más.
Durante la audiencia, la Argentina presentó sus argumentos sobre por qué este derecho no puede ser embargado.
Explicó que no cumple con dos de los requisitos que debe tener cualquier bien sujeto a embargo según las propias leyes estadounidenses: no es de la Argentina, sino del BCRA; y no se utilizó para ninguna actividad comercial con ese país.
La causa sigue abierta y es otra más de las consecuencias de la cesación de pagos declarada durante la semana que gobernó el presidente Adolfo Rodríguez Saá, en medio de los aplausos de la Asamblea Legislativa, en diciembre de 2001, cuando el país había ingresado en una crisis terminal que le puso final al gobierno de Fernando de la Rúa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Fondos buitres que decidieron rechazar los sucesivos canjes de deuda que lanzó la Argentina y seguir litigando por los bonos caídos en default en el 2001, reclaman embargar dólares que el Banco Central tiene depositados en la Reserva Federal de Estados Unidos.
El dato se conoció este viernes en el marco de la audiencia abierta al público que la Corte de Apelaciones de Nueva York hizo con presencia de ambas partes, los abogados de los fondos de inversión y de la Argentina.
El embargo había recibido luz verde de parte de la jueza del Segundo Circuito de Nueva York Loretta Preska.
El reclamo lo llevan adelante fondos buitre que no aceptaron los canjes de deuda por los bonos defaulteados en 2001.
Si bien en los tres canjes de deuda (2006, 2010 y 2016) la mayor cantidad de bonistas aceptaron las condiciones de la Argentina para pagar los bonos que en 2001 se declararon en default, unos pocos decidieron quedar al margen y seguir litigando contra el país.
El año pasado obtuvieron una sentencia en primera instancia a favor y el derecho a embargar activos nacionales en Estados Unidos.
Este viernes, durante la audiencia en la Corte de Apelaciones se conoció que se trata de una suma de dinero que pertenece al Banco Central en la Reserva Federal, por fondos que se utilizaron cono garantía de pago de los bonos Brady. La Corte deberá expedirse en un plazo aún no determinado.
Los fondos que reclaman son Attestor Master, Trinity Investment, Bybrook Capital, White Hawtrone, White Hawtrone II y Bison Bee. Le exigen unos 400 millones de dólares a la Argentina.
El año pasado consiguieron una sentencia en primera instancia y, como el país no pagó, el derecho a comenzar con los pedidos de embargo de bienes.
La Argentina apeló este embargo y este viernes hubo una audiencia en la Corte de Apelaciones que deberá definir (sin plazo) si corresponde o no ejecutar los embargos.
El bien embargado es un derecho a cobrar por el país. Pertenece a una cuenta que tiene el Banco Central en la Reserva Federal (Fed), con fondos que se utilizaron como garantía de pago de los bonos Brady, emitidos en la década del ´90 como parte del programa de reestructuración del default de los ´80 que respaldó el entonces secretario del Tesoro estadounidense, Nicholas Brady, en un contexto de crisis de deuda de la región. Otra más.
Durante la audiencia, la Argentina presentó sus argumentos sobre por qué este derecho no puede ser embargado.
Explicó que no cumple con dos de los requisitos que debe tener cualquier bien sujeto a embargo según las propias leyes estadounidenses: no es de la Argentina, sino del BCRA; y no se utilizó para ninguna actividad comercial con ese país.
La causa sigue abierta y es otra más de las consecuencias de la cesación de pagos declarada durante la semana que gobernó el presidente Adolfo Rodríguez Saá, en medio de los aplausos de la Asamblea Legislativa, en diciembre de 2001, cuando el país había ingresado en una crisis terminal que le puso final al gobierno de Fernando de la Rúa.