¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Condenan a prisión perpetua a cinco de los ocho rugbiers

El Tribunal Nº 1 de Dolores halló a la mayoría coautores del asesinato de Fernando Baéz Sosa. La querella adelantó que apelará el fallo, por mayor pena para los tres condenados a 15 años.

Lunes, 06 de febrero de 2023 22:12

Los rugbiers Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Ciro y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua, luego de ser hallados responsables coautores del crimen de Fernando Báez Sosa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los rugbiers Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Ciro y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua, luego de ser hallados responsables coautores del crimen de Fernando Báez Sosa.

En tanto, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron una condena de 15 años de prisión por ser partícipes secundarios del asesinato.

Así lo decidió el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de la ciudad bonaerense de Dolores, integrado por María Claudia Castro, Emiliano Lázzari y Christian Rabaia que, a su vez rechazó por unanimidad el plantel de nulidad hecho por el abogado de los acusados, Hugo Tomei.

La lectura del veredicto debió suspenderse unos minutos debido a que, tras conocer la condena, Thomsen se descompensó y se desvaneció, por lo cual la presidenta del tribunal pidió desalojar la sala.

En tanto, el resto de los jóvenes oriundos de Zárate tomaron asiento, con sus rostros desencajados. Lucas Pertossi, visiblemente conmocionado, contenía las lágrimas, Ayrton Viollaz se agarraba la cara, Blas Cinalli miraba al suelo, mientras en primera fila, Matías Benicelli permanecía impávido, como a lo largo de todo el proceso judicial, al igual que Enzo Comelli.

Máximo Thomsen, Ciro y Luciano Pertossi, Comelli y Benicelli fueron condenados a prisión perpetua por ser coautores de homicidio doblemente agravado por alevosía y premeditación: de acuerdo con la Justicia, planificaron matar a Báez Sosa no bien salieron del boliche Le Brique en Villa Gesell aquel 18 de enero de 2020.

En ese sentido, los magistrados concluyeron que Thomsen y Ciro Pertossi "estuvieron en todo momento atacando a la víctima".

Eso en función de las pericias de ADN que se dieron a conocer de sus prendas donde quedaron rastros genéticos de Báez Sosa y así como también la zapatilla del primero de ellos marcada en el rostro de la víctima.

"No resulta un dato menor la zona del pantalón (botamangas) perteneciente a Ciro Pertossi en la que se detectó sangre humana con el patrón genético de Fernando Báez Sosa", añadió el Tribunal.

De las imágenes, surge que Luciano Pertossi y Enzo Comelli "inmediatamente del comienzo del ataque, se movilizan desde la parte trasera del auto hacia donde yacía Fernando Báez Sosa, efectuando movimientos de ataque".

"Por su parte, la actividad desplegada por Matías Franco Benicelli en su rol de coautor, se extrae sin esfuerzo, especialmente de los dichos de los testigos" y también "resultó elocuente el hallazgo de sangre en la que se detectó el perfil genético de la víctima en todas las prendas que vestía el encausado aquella noche, lo que demuestra inequívocamente el contacto directo con el cuerpo de Fernando Báez Sosa y que fue uno de los cinco que formó parte de los actos del ataque mortal", añadieron.

En cuanto a Viollaz, Lucas Pertossi y Cinalli "tomaron parte en el hecho, pero sus aportes no resultaron esenciales para que la conducta de los coautores pudiera consumarse. Participaron en la ejecución del acto, pero realizando una acción criminal que si hipotéticamente se suprimiera el resultado homicidio igual se habría producido".

"En efecto, quienes tuvieron el dominio del hecho, como así también la posibilidad de detener las hostilidades, fueron los cinco que pusieron manos en la víctima, y no estos tres partícipes, quienes subordinaron su accionar a la voluntad de los coautores", resumieron en comparación entre las distintas penas impuestas.

Viollaz "realizó un aporte no esencial en el hecho. Según se extrae de la prueba testimonial, se lo sindica arengando, también como quien golpeó a Lucas Beigide (amigo de Fernando Báez Sosa) que se encontraba en la parte delantera del auto, y profiriendo gritos y frases como, "Es ahora" o "Y ahora" (...) No se corroboró con el grado de certeza que requiere esta etapa, que haya ejercido acciones directas contra Fernando Báez Sosa, o algún aporte de imprescindible relevancia, para posibilitar a los autores concretar su acción criminal".

"De igual modo, en la exhibición del video de Lucas Pertossi, como así también el que se encuentra filmado desde enfrente, se lo intentó señalar como uno de los que se encontraba pegando a Fernando o cercano a éste, pero ello no ha quedado lo suficientemente demostrado", dijo el Tribunal, pues "su aporte resultó secundario en el sentido desde que no revisitó las características de necesario o imprescindible para la concreción del resultado".

Lucas Pertossi "filmó el inicio del ataque pero no partición en el comienzo de la golpiza", resumieron y concluyeron que estaba "fuera del foco central del ataque" a Fernando.

En cuanto a Cinalli, su situación no difiere en lo sustancial respecto de los otros dos participes secundarios. Si bien en los videos de lo observa fuera del foco central del ataque, los jueces entendieron que está probada su coautoría.

La Querella apelará

El abogado Fernando Burlando anticipó que apelará el fallo del juicio oral por el crimen de Báez Sosa para buscar que todas las condenas sean a prisión perpetuas, ya que consideró que el tribunal "tuvo clemencia con tres acusados de una manera irracional".

"Ocho condenas. Éste es solamente el comienzo, es el primer paso hacia el camino a una respuesta que realmente acaricie el corazón de Fernando", sostuvo el letrado de la familia de la víctima. En declaraciones a la prensa, Burlando se quejó de que se trató de un "fallo salomónico".

"Entendemos que una Justicia contemplativa, una Justicia que no atiende a las súplicas de una víctima, sino que contempla tal vez la juventud de los acusados no es Justicia. Vamos a apelar", afirmó.

Y continuó: "Una Justicia débil al momento de evaluar sentencias no es Justicia. No entendemos cómo tres se vieron beneficiados con una sentencia de 15 años. El tribunal tuvo clemencia con tres acusados de una manera irracional. Ese va a ser el motivo de nuestra apelación".

"Fueron ocho condenas, es un buen primer paso. Me hubiese gustado que la Justicia se hubiera puesto los pantalones", remarcó. "Es un largo recorrido. Vamos a ir a Casación", indicó.

"Se quedaron cortos"

Silvino Báez, padre de Fernando, afirmó que quedó "bastante aliviado" por las sentencias que dictó la Justicia contra los ocho rugbiers, pero consideró que los jueces "se quedaron cortos con la condena" de tres de los acusados. El hombre se quejó de la condena a 15 años de prisión que recibieron Viollaz, Cinalli y Lucas Pertossi, por ser considerados partícipes secundarios del crimen.