¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
21 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Desorganización y falta de respuestas: la odisea de estudiantes jujeños en Tucumán

La situación se tornó insostenible para los estudiantes, sobre todo para aquellos que llegan desde diferentes puntos del país, con el esfuerzo económico que significa para sus familias, que padecen de incertidumbre en el avance de sus carreras. Incluso algunos jóvenes, debieron abandonar sus estudios.
Viernes, 19 de marzo de 2021 13:10

El año 2020 quedó marcado a fuego en la humanidad. La pandemia del coronavirus modificó sustancialmente la cotidianeidad y la vida de todos alrededor del mundo, donde hubo que adaptarse a nuevos formatos y estilos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El año 2020 quedó marcado a fuego en la humanidad. La pandemia del coronavirus modificó sustancialmente la cotidianeidad y la vida de todos alrededor del mundo, donde hubo que adaptarse a nuevos formatos y estilos.

Algunos lo hicieron de manera apropiada, aprendiendo a ser más empático con otros y observando las situaciones y entendiendo que no todos tienen las mismas posibilidades. Otros, sin embargo, no lograron ponerse a la altura de las exigencias y terminaron complicando el seguir adelante.

La reflexión cae para los directivos y profesionales de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán y la odisea que viven cientos de estudiantes de derecho en esta casa de estudios, con tiempos que no fueron respetados, mesas que se suspenden y exámenes que se corren.

La situación se tornó insostenible para los estudiantes, sobre todo para aquellos que llegan desde diferentes puntos del país, con el esfuerzo económico que significa para sus familias, que padecen de incertidumbre en el avance de sus carreras. Incluso algunos jóvenes, debieron abandonar sus estudios.

En concreto, lo que están pasando ahora, con la desorganización y falta de seriedad en las fechas estipuladas, como de brindar oportunidades a los alumnos, es algo que se llegó a manifestar hoy con un reclamo en las puertas del edificio en San Miguel de Tucumán.

Los alumnos autoconvocados de derecho, con gran presencia de jóvenes jujeños, reclamaron una mejor organización de la institución, prórroga de mesas y un cursado lo más “normal” posible, a fin de no verse perjudicado otro año más.

Desde el alumnado, contaron sobre la actual situación que “cuando se decretó la cuarentena, nosotros quedamos en una situación muy rara. Tuvimos la última mesa libre en el mes de febrero y justo después del inicio de la pandemia, vino un paro de colectivos. Entonces no pudieron rendir en esa mesa de febrero. Se declara la pandemia y en marzo se suspenden las mesas. Empieza nuestro cursado normal en abril. Nos inscribimos y estábamos esperando para saber cuándo íbamos a empezar a rendir. Estábamos cursando, sin saber si nos iban a evaluar o no o si perderíamos el año. Entonces, luego de una movida con la prensa, logramos terminar todos rindiendo en agosto el primer parcial, seguido del segundo y todo muy desorganizado. Igualmente, por esta situación, algunos chicos pudieron avanzar en la carrera y otros no. A todo esto, la decana prometió que aquellos que no tengan acceso a internet, podían rendir de forma presencial, pero aquellos alumnos no pudieron rendir de este modo y prácticamente perdieron el año”.

“En el segundo cuatrimestre, se nos abren las correlativas y por las faltas de mesas que hubo, podemos rendir cualquier materia del segundo cuatrimestre. Esto provocó que los chicos de primer año quisieran rendir materias de sexto año, haciendo colapsar el sistema de la facultad por una saturación extrema. No hubo un cursado normal de algunas materias, pero no de todas, porque como en todos lados, hubo docentes que sí estuvieron a la altura, pero no por medidas de la facultad, sino por iniciativa de ellos”, reconocieron los alumnos.

Finalmente, resumieron que “a la fecha seguimos sin mesas libres, que es algo que nos permite avanzar en la carrera. La mesa de febrero, que es la primera del año, no la tuvimos, porque seguían las cursas y los exámenes del año pasado. La solución fue una mesa en marzo, pero hay chicos que siguen rindiendo, con lo cual se seguirán atrasando en las otras materias. Nosotros pedimos que nos den una prórroga de esta mesa de marzo, para que todos tengan la posibilidad de acceder a ella. Y que en abril nos den otra mesa, que sería la que supliría la de febrero para que luego sí empiece el cursado de clases, para que no volvamos a perder las mesas que corresponden a este año y vernos una vez más perjudicados por la falta de organización de la facultad”.