¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

¿Por qué los perros se asustan con la pólvora?

Los caninos suelen pasarla muy mal durante las festividades de fin de año.

Miércoles, 20 de diciembre de 2023 18:51

Los fuegos artificiales y la pólvora son elementos tradicionales y festivos que a menudo acompañan celebraciones y eventos especiales en muchas culturas alrededor del mundo. Aunque son una fuente de alegría para muchos, también generan una reacción común y comprensible en los perros: el miedo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los fuegos artificiales y la pólvora son elementos tradicionales y festivos que a menudo acompañan celebraciones y eventos especiales en muchas culturas alrededor del mundo. Aunque son una fuente de alegría para muchos, también generan una reacción común y comprensible en los perros: el miedo.

El temor de los perros a los sonidos fuertes, en particular a los estruendosos estallidos de los fuegos artificiales, es un fenómeno común y puede atribuirse a varios factores. Es importante prestar atención al comportamiento de la mascota y así evitar un resultado trágico.

Razones por las cuales un perro se asusta con la pólvora

1. Angustia: el oído agudo de los perros es una de las razones principales por las cuales se asustan con la pólvora. Pueden escuchar frecuencias más altas y son capaces de detectar sonidos a distancias mucho mayores que los humanos. Los fuegos artificiales emiten ruidos repentinos y estridentes que pueden resultar abrumadores e incluso dolorosos.

2. Falta de comprensión: los caninos no comprenden el origen de la pólvora, lo que puede generar confusión y temor. La repentina explosión de luces y sonidos sin una causa aparente puede desconcertar a los animales, provocando respuestas de miedo y ansiedad.

3. Instinto de supervivencia: el miedo a los sonidos fuertes puede tener sus raíces en el instinto de supervivencia de los perros. En la naturaleza, los ruidos fuertes podrían indicar peligro, como una tormenta, un depredador cercano o incluso un terremoto. Este instinto de alerta y precaución se mantiene, y los fuegos artificiales activan esta respuesta instintiva.

4. Falta de control: son criaturas que se sienten seguras cuando tienen cierto control sobre su entorno. La pólvora, al ser impredecibles y a menudo incontrolables para los caninos, pueden generar una sensación de vulnerabilidad que contribuye a su miedo.

5. Sensibilidad al entorno: algunos son más sensibles por naturaleza y, por lo tanto, más propensos a asustarse con los ruidos fuertes. Razas como los galgos, los terriers y los perros toy suelen tener una mayor sensibilidad auditiva y pueden reaccionar de manera más intensa ante los estímulos fuertes.

6. Experiencias pasadas: los perros pueden desarrollar miedos y fobias basados en experiencias pasadas. Si una mascota ha tenido una experiencia negativa relacionada con ruidos fuertes, como fuegos artificiales, es probable que asocie esos sonidos con el peligro y desarrolle un temor persistente.

7. Falta de preparación: muchos dueños no están preparados para lidiar con la ansiedad por los fuegos artificiales. La falta de exposición gradual y positiva a estos estímulos, así como la ausencia de técnicas de manejo de miedos, puede intensificar la reacción de temor.

8. Falta de refugio seguro: Al igual que las personas, buscan refugio cuando se sienten amenazados. La falta de un lugar seguro y cómodo durante los fuegos artificiales puede aumentar el nivel de estrés en los animales, contribuyendo a su miedo.

Es fundamental que los dueños de perros comprendan y respeten el miedo de sus mascotas a los fuegos artificiales. Ignorar o minimizar esta ansiedad puede tener consecuencias negativas a largo plazo en el bienestar emocional y físico de los perros.

Alternativas en estos casos

1. Crear un refugio seguro: proporcionar a los perros un lugar seguro y acogedor donde puedan refugiarse durante los fuegos artificiales puede ayudar a reducir su ansiedad. Esto podría ser una habitación tranquila con juguetes, mantas y la posibilidad de reproducir música suave para amortiguar el ruido exterior.

2. Exposición gradual: exponer gradualmente a los perros a sonidos similares a los de los fuegos artificiales en un entorno controlado y positivo puede ayudar a desensibilizarlos. Esto se conoce como contrarrestar el condicionamiento clásico, y se debe hacer de manera cuidadosa y gradual para evitar sobresaltos.

​​​​​​​

3. Utilizar juguetes o distractores: proporcionar juguetes interactivos o golosinas durante los fuegos artificiales puede distraer a los perros y ayudar a desviar su atención de los ruidos aterradores.

4. Consultar con un veterinario: en casos de ansiedad extrema, un veterinario puede recetar medicamentos o recomendaciones específicas para ayudar a los perros a lidiar con el miedo a los fuegos artificiales.

5. Evitar castigos: es importante evitar regañar o castigar a los perros por su reacción al miedo, ya que esto solo intensificará su ansiedad. En cambio, brindar consuelo y apoyo puede ayudar a establecer un ambiente de seguridad.

Temas de la nota