¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

11°
24 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Feligresía sampredeña celebró el nacimiento del Niño Dios

Al son de villancicos, pesebres comunitarios de niños adoradores llegaron al atrio del templo para la singular celebración.

Lunes, 26 de diciembre de 2022 01:00

NORA RUIZ

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

NORA RUIZ

En un marco festivo, de fraternidad, se celebró la misa de Nochebuena en el atrio del templo matriz de la ciudad de San Pedro, oportunidad en la que el padre Daniel Baca manifestó la importancia de la presencia de Jesús en la vida de los fieles. Durante la homilía, el sacerdote señaló que "como en cada Navidad, el profeta Isaías nos recuerda nuestra condición. La condición humana sin Dios, sin su presencia en medio de nosotros y la grafica con esta expresión 'el pueblo que caminaba en tinieblas' y es así. Cuando Dios no está presente en nuestro corazón, en nuestra familia, en nuestra comunidad, en nuestros pueblos, falta algo, falta esa presencia, falta esa luz que desenvuelve muchas tinieblas. A la luz de la palabra pudimos compartir el mensaje evangélico, recordándonos que somos un pueblo que también tiene sus tinieblas, sus oscuridades y muchas veces, no sabemos cómo salir de esas situaciones de la vida personal, familiar o comunitaria y por eso, esta noche, el Señor nos envía a aquel que es la luz del mundo, que nos envuelve, que nos llena con su luz, el Niño Jesús".

La tenue garúa inicial no fue obstáculo para que las familias sampedreñas se dieran cita en la explanada del histórico templo adornado con los colores navideños, para vivir las instancias religiosas previas a la Navidad, siendo el signo distintivo la presencia de pesebres comunitarios y niños adoradores llegados desde distintos barrios que conforman la jurisdicción de la parroquia. La santa misa dio inicio con el emotivo ingreso de la imagen del Niño Jesús, llevada en alto por el sacerdote y colocada en el pesebre especialmente preparado en el jardín externo del templo. La ceremonia tuvo los matices especiales del canto jubiloso de tan significativo acontecimiento de fe, con páginas musicales de la misa criolla, en las voces del ministerio de música Río Blanco que con una variada instrumentación, animó la celebración.

"Fue hermoso vivir como argentinos, esta alegría que nos dio el fútbol, pero no debemos olvidar la fe, otro pilar fundamental de nuestra Patria, y precisamente para eso viene Jesús en esta y en cada Navidad, para animarnos, fortalecernos, guiarnos y traernos la esperanza en tiempos de dificultad", prosiguió el padre Daniel.

Desde la tradición histórica, también se vivió con gran emoción la bendición final impartida por el sacerdote levantando en alto la imagen del Niño Dios, con la señal del cruz y el augurio de una feliz Navidad para todas las familias reunidas que al son de villancicos, acompañaron la despedida de los pesebres y de los niños adoradores.