¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
21 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Visitas a los cementerios y reparto de las ofrendas

Adornarán tumbas con flores naturales y artificiales, rezarán y luego racionarán todo lo del altar hogareño.

Miércoles, 02 de noviembre de 2022 01:00

Una mesa con ofrendas de pan, flores, coronas multicolores, comidas tradicionales, múltiples bebidas, y una suerte de altar con imágenes de seres queridos que ya no están físicamente en este mundo, es la forma en que muchos jujeños expresan desde ayer martes sus sentimientos a la espera de sus fieles difuntos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Una mesa con ofrendas de pan, flores, coronas multicolores, comidas tradicionales, múltiples bebidas, y una suerte de altar con imágenes de seres queridos que ya no están físicamente en este mundo, es la forma en que muchos jujeños expresan desde ayer martes sus sentimientos a la espera de sus fieles difuntos.

 

Más de un centenar de emprendedores se apostaron en la Feria de Ofrendas y Flores, en la exestación de trenes capitalina.

 

La tradición conocida como el "Día de las almas" da cuenta de la religiosidad de una gran parte de los pobladores del extremo norte del país, pero con una fuerte impronta popular local de sus vivencias y costumbres, ello evidenciado en una jarra de chicha en la mesa o tal vez el canto de una sentida copla durante la jornada.

Los panes acomodados unos encima del otro simulan cruces, ángeles, escaleras, palomas, imágenes de personas adultas y pequeñas, y otras que representan lo que el difunto amó en su vida, como una mascota o una guitarra.

"Es una tradición que tenemos como herencia de nuestros padres, ellos nos trasmitieron que cada primero de noviembre todas las almas llegan a visitarnos y es por eso que, a partir de los primeros minutos de este día, esperamos a nuestros seres queridos que fallecieron", reveló a Télam, María Eva Cari, sobre el armado de la mesa de ofrendas.

Desde su casa ubicada en Alto Comedero, al sur de esta capital, donde al mediodía terminaba de colocar los últimos platos de comida como picantes de trigo y asado, además una gran cantidad de alimentos, Cari refirió que principalmente el pan representa "la unión con Dios".

Más adelante precisó que la figura de la paloma "ayuda a las almas a llegar al cielo"; la cruz es "el triunfo de Jesús", mientras que las escaleras "hace alusión al elemento por donde descienden y suben las almas".

La impronta local se evidencia cuando se suman al convite bebidas, como un vino, y la "gente del norte acostumbramos a hacer la chicha de maní o maíz, que es una de las bebidas que nunca falta", completó.

Durante esta jornada, los vecinos y familiares se acercan a las distintas casas donde se montaron las mesas de ofrendas, "generalmente donde hay almas nuevas, es decir almas que partieron este año. Allí rezamos y compartimos alguna bebida, quizás algún canto y no faltan las anécdotas de las personas que se han ido de esta tierra", reveló.

"Es todo un compartir de alegrías, recuerdos y el dolor, generalmente hasta las 12 de la noche donde entendemos que las que estuvieron cerca de nosotros regresan nuevamente a los cielos", completó.

Para hoy, los jujeños se aprestan a visitar los cementerios y campos santos donde descansan los restos de sus seres queridos, sitios que tomarán un marcado color por la cantidad de flores y coronas que se depositan en el lugar.

En ese marco, el Gobierno provincial decretó para la fecha asueto escolar y administrativo a fin de colaborar con las expresiones populares y religiosas que en estos días comparte gran parte de la comunidad.

"Para mañana (por hoy) acostumbramos llegar al cementerio y dejar bien adornadas las tumbas con coronas, flores frescas, cadenas, echamos agua bendita, realizamos oraciones y muchos ahora comparten música y hasta se chaya en el lugar. Es como un regalo o cumpleaños que le hacemos a nuestros seres queridos", graficó Cari.

Una vez de regreso a la casa, llega el momento de racionar las ofrendas, "se tiene que repartir los panes en partes iguales a todos. Siempre la dueña de casa elige a dos o tres personas que van a repartir el banquete que se ofreció en la mesa y una vez que ello culmina se agradece a los anfitriones hasta un nuevo encuentro que será el año que viene", contó.

"Nos sentimos orgullosos con esta tradición, alejada de los disfraces de Halloween", finalizó.

Testimonio de tilcareña

A Elvia Farfán todas las mañanas se la encuentra en la puerta del mercado municipal de Tilcara, vendiendo sus ricos buñuelos con api. Pero en estos días de celebraciones religiosas preparó y vendió ofrendas.

Nieta de Tomasa Corimayo (fallecida el año pasado), aprendió de ella a elaborar comidas y repostería regional para ganarse el pan de cada día. “Desde chiquita que hago esto, la tradición que nos dejó la continúo, hago masitas, ofrendas, tamales, empanadas”, comentó. Su abuela “siempre vendió aquí en la puerta del mercado”, y por su partida al cielo “ahora somos nuevos” para la conmemoración hoy del Día de los Fieles Difuntos.

Su hija Maité Cruz la acompaña a vender las veces que puede, y más aún en estos días donde los vecinos buscan de todo para poner en las mesas y esperar a las almas de sus muertos. Desde el lunes vendió maicenas, pastaflora, api, buñuelos, ofrendas, capias, empanadillas, “pero ya casi vendí todo”, aclaró sonriendo al momento de la foto. Según su experiencia, “lo que más busca la gente para poner en la mesa es lo dulce, y también para comer cuando hace frío”. En Tilcara desde el lunes hubo un persistente viento frío, que obligó a pobladores y turistas a abrigarse como en otoño o invierno, después de varias jornadas de calor. Es que el tiempo está muy cambiante, y hay que llevar ropa de abrigo por las dudas.

Ella vendió sus ofrendas por docena a tres precios, según el tamaño de los panes: chicas a $1.500, medianas a $1.800 y grandes a $2.000. “Hay gente que no puede comprar, entonces busqué la posibilidad de poder vender y que compren, está todo recaro”, se lamentó. Las ofrendas que más vendió fueron las dulces, que costaban lo mismo que las saladas, y en cuanto a las figuras, las que más demanda tuvieron fueron las que tenían formas de personas, coronas, cruces, escaleras, palomas, también palmeras, el sol y la luna.

LAS ÚLTIMAS | ELVIA Y LAS POCAS OFRENDAS QUE LE QUEDARON.

Para vender todo, comenzó a amasar y hornear el fin de semana. El lunes a primera hora con sus canastos llenos de ofrendas y otros recipientes con empanadillas, maicenas, capias se ubicó en el acceso al mercado tilcareño. En la venta “me fue bien, por suerte me queda poquito”. Respecto al año pasado “también se vendió y bien, en este la gente preguntaba precio y se iba. Tampoco podía vender muy barato porque está todo caro; por eso puse tres precios”. Como dijo, ella y su familia son nuevos por el fallecimiento de su abuela, y se lamentó por no poder estar junto a ellos preparando lo necesario para recibir a Tomasa.

Servicios, bancos y los comercios

Por el asueto provincial decretado por el Día de los Fieles Difuntos, la comuna local señaló que será normal la recolección de residuos tanto que el que ella presta como el de Limsa, siendo reducido solo el de limpieza y barrido, como el funcionamiento del ascensor urbano (8 a 20), transporte alternativo y cobro de estacionamiento. En tanto los colectivos tendrán frecuencia de día sábado, con refuerzo de unidades a los que circulen en proximidades de los cementerios, los cuales estarán abiertos de 7 a 19. Asimismo, los mercados municipales solo atenderán medio día. Por otra parte, se informó que los comercios atenderán normalmente, al igual que las entidades bancarias, ya que el asueto solo es para la administración pública y las escuelas.