¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

“Ratifico lo que dijo mi abogada, mi papá mató a Fernando”, dijo Nahir Galarza

La condenada por el crimen de Fernando Pastorizzo volvió a señalar a su padre como el "verdadero" culpable del hecho. 

Jueves, 13 de enero de 2022 13:58

Nahir Galarza declaró esta mañana en la audiencia y ratificó las dos denuncias que realizó su abogada Raquel Hermida Leyenda. La joven de 23 años incriminó a su padre por el crimen de Fernando Pastorizzo y acusó a su tío de abusarla sexualmente.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Nahir Galarza declaró esta mañana en la audiencia y ratificó las dos denuncias que realizó su abogada Raquel Hermida Leyenda. La joven de 23 años incriminó a su padre por el crimen de Fernando Pastorizzo y acusó a su tío de abusarla sexualmente.

Yo no maté a Fernando, mi papá lo mató”, le dijo esta mañana la joven de 23 años, condenada a perpetua el 3 de julio de 2018, al fiscal Mauricio Guerrero de Gualegueychú.

En el zoom, que hizo desde la Unidad Penal Número 6 de Paraná hoy a las once de la mañana, estuvo acompañada por su abogada Raquel Hermida Leyenda, y por Candela Bessa, que la asiste jurídicamente en Gualeguaychú en la denuncia por abuso. En Buenos Aires ese rol lo ocupa Yanina Muratore.

Más allá de que la declaración judicial se basó en la denuncia de abuso sexual infantil contra el hermano de su padre -cuyos detalles no se pueden dar para preservar a la víctima- Nahir también se refirió a la nueva versión que dio sobre el asesinato de Pastorizzo y que trascendió después de que su abogada, Raquel Hermida Leyenda, de la Fundación Red de Contención, viajara hace casi una semana a Paraná para contenerla y tomar nota del secreto que Nahir guardó cuatro años:  que su padre, el policía Marcelo Galarza, los siguió a ella y a Fernando cuando iban en moto y con una frenada hizo caer a Fernando y a la pistola reglamentaria que era suya.