¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

11°
18 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Causas y síntomas de los ataques de pánico: todo lo que hay que saber

Cómo abordar este problema, según los expertos de INECO.

Viernes, 30 de junio de 2023 16:17

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos de ansiedad están asociados a “un miedo y una preocupación excesivos”, con síntomas “que son lo suficientemente graves como para provocar una angustia o una discapacidad funcional importantes”.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos de ansiedad están asociados a “un miedo y una preocupación excesivos”, con síntomas “que son lo suficientemente graves como para provocar una angustia o una discapacidad funcional importantes”.

Dentro de esta categoría se encuentran los trastornos de pánico, que se confirman cuando una persona presenta uno o más episodios de miedo intenso y repentino ataques de pánico—, junto a ansiedad persistente por la recurrencia de estos ataques o por la manera en la cual pueden repercutir en su vida cotidiana.

Algunos de los signos físicos y cognitivos que pueden identificarse en un episodio de pánico son palpitaciones, sudoración, temblores, dificultad para respirar, sensaciones de ahogo o asfixia, mareos, inestabilidad, sensación de desmayo, escalofríos o sensaciones de calor, miedo de perder el control y de morir.

Los ataques de pánico suelen alcanzar rápidamente un punto máximo de intensidad y luego, a los 10 o 30 minutos, disminuyen. De todos modos, la recurrencia de los mismos no necesariamente determina que la persona desarrollará un trastorno de pánico. Esto último sucede cuando el ataque se manifiesta en momentos en los cuales no hay un motivo real ante el cual se deba sentir miedo.

En ese sentido, la licenciada Delfina Ailán (MN 75326), integrante del Departamento de Psicoterapia Cognitiva de INECO, explicó: “El principal propósito del pánico es protegernos del peligro. Es nuestro mecanismo de supervivencia e implica cambios físicos en nuestro cuerpo, pero las personas que presentan ataques de pánico tienen miedo a dichos síntomas físicos. En este sentido, los ataques de pánico representan ´ansiedad por el miedo´”.

“Cuando se siente mucha ansiedad -siguió Ailán- o se evitan situaciones o eventos en los que se teme que ocurran ataques de pánico u otros síntomas físicos, hablamos de agorafobia. Estas situaciones se evitan porque la persona cree que le podría resultar difícil escapar o que no podría disponer de ayuda en caso de tener un ataque de pánico. Algunos ejemplos podrían ser: usar transporte público, permanecer en espacios abiertos amplios o en espacios cerrados, esperar en filas, estar en medio de una multitud de personas, y usar ascensores”.

La combinación entre el estrés y los factores psicológicos y biológicos puede generar vulnerabilidad a los ataques de pánico. Justamente en relación al estrés, se considera que puede aumentar los niveles generales de tensión física y disminuir la confianza de la persona para afrontar la vida. De esa manera, incluso pequeños hechos cotidianos, pueden tornarse más difíciles de manejar. Además, lidiar con diversas tensiones negativas puede provocar que el mundo se perciba como un lugar amenazante o peligroso.

Con respecto a los factores psicológicos, las personas con vulnerabilidad al pánico presentan determinadas creencias pensamientos acerca de la peligrosidad de los síntomas físicos. Así, por ejemplo, alguien puede temer que el hecho de que sienta el corazón acelerado o tenga dificultades para respirar signifique la presencia de una enfermedad o que tenga un impacto significativo y grave en su vida.

En cuanto a los factores biológicos, hay algunos de ellos que pueden ser transmitidos a través de los genes, pudiendo llevar a ciertas personas a heredar la tendencia a experimentar emociones negativas. Esto aumenta las probabilidades de sufrir de un ataque o trastorno de pánico, aunque no lo garantiza. Además, es importante recordar que estos elementos interactúan con factores psicológicos y ambientales.

Actualmente, hay diversas terapias para quienes atraviesan situaciones de pánico y ansiedad, como por ejemplo la cognitivo-conductual. En ese marco, desde el área de Salud Mental de INECO lanzaron el “Programa de Diagnóstico Acelerado y Tratamiento para el Trastorno de Pánico”, con objetivos y estrategias para el abordaje del trastorno a través de la psicoterapia cognitivo-conductual y de una serie de evaluaciones realizadas por profesionales de diferentes especialidades con amplia experiencia en la problemática.

“El objetivo de este tipo de programas es brindar un diagnóstico integral e interdisciplinario en un tiempo breve y establecer los objetivos para el tratamiento de los pacientes. De este modo, quienes tengan trastorno de pánico podrán aplicar las habilidades aprendidas para hacer frente y controlar el pánico y la ansiedad en su vida cotidiana”, destacó, en tanto, Liliana Traiber (MN 43.326), coordinadora de la Clínica de Ansiedad y Trauma del Departamento de Psicoterapia de INECO.

Y cerró: “Específicamente las personas aprenden cómo es el funcionamiento del pánico en su caso en particular, además de estrategias específicas de manejo de los síntomas, haciendo de esta manera que el temor a los mismos disminuya”.

FUENTE: INFOBAE