¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
23 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Histórico: Japón elevó la edad de consentimiento sexual tras 116 años

Con sólo 13 años, el país asiático tenía una de las edades más bajas del mundo. ¿Cuál será la nueva?

Viernes, 16 de junio de 2023 18:52

Japón elevó la edad de consentimiento de 13 años, una de las más bajas del mundo, a 16 años con la aprobación parlamentaria este viernes de una serie de reformas de la legislación de crímenes sexuales.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Japón elevó la edad de consentimiento de 13 años, una de las más bajas del mundo, a 16 años con la aprobación parlamentaria este viernes de una serie de reformas de la legislación de crímenes sexuales.

Desde 1907 Japón tenía establecida en 13 años la edad a partir de la que se considera legalmente que un niño está facultado para dar consentimiento a una relación sexual.

Con el cambio se ubica en la línea de países como Reino Unido o España, también en 16 años, y por encima de otros como Francia (15 años) o Alemania y China (14 años).

Aun así, la reforma establece una excepción para las parejas adolescentes con una diferencia máxima de edad de cinco años, a quienes no se perseguirá si los dos miembros tienen más de 13 años.

Sexualidad en Japón

La última vez que Japón revisó su ley de delitos sexuales fue en 2017. Era la primera modificación de ese texto en más de un siglo, pero muchos activistas consideraron que "se quedó corta".

La nueva reforma también aclara los requisitos para una condena por violación, después de que una serie de controvertidas absoluciones en 2019 provocaran protestas a nivel nacional.

Con la ley anterior, la acusación debía demostrar que las víctimas estaban incapacitadas debido a la violencia o la intimidación.

Para los críticos, esta exigencia culpaba en la práctica a las víctimas por no haberse resistido lo suficiente.

La nueva ley aprobada este viernes enumera una serie de ejemplos que pueden constituir un delito de violación, como el hecho de que la víctima esté bajo la influencia de las drogas o el alcohol, que esté asustada o que el autor tome ventaja de su estatus social.