¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"Justicia para mí es que le den perpetua a todos"

La mamá de Fernando dijo que su hijo lo está acompañando "desde el más allá" y admitió que pasó "una noche muy angustiante".

Lunes, 06 de febrero de 2023 13:12

La madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en la puerta de un boliche de Villa Gesell en enero del 2020, aseguró que "Justicia es que le den perpetua" a los ocho imputados por el crimen de su hijo mientras caminaba hacia los tribunales de Dolores para escuchar la lectura de la sentencia.

"La única paz es consiguiendo justicia por mi hijo. Justicia para mí es que le den perpetua a todos los asesinos", dijo Graciela Sosa pasadas las 12.30 del mediodía cuando se dirigía a la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la mencionada ciudad bonaerense, donde se dará conocerá el veredicto contra los ocho rugbiers acusados del asesinato del joven de 18 años.

La mujer ingresó a la sede judicial a paso lento abrazada a su esposo Silvino Báez y tomada del brazo de una agente policial, rodeada de decenas de vecinos que gritaban "perpetua" para los acusados y "Justicia".

"Muchísimas gracias a todos ustedes por acompañarnos desde el primer día. Estamos fuertes y confiados de que se va a hacer justicia por Fernando. Vinimos con la esperanza de hacer Justicia para que él pueda descansar en paz", señaló Graciela.

A su vez, la mamá de Fernando dijo que su hijo lo está acompañando "desde el más allá" y admitió que pasó "una noche muy angustiante".

"Él me da las fuerzas para seguir. La noche anterior no pude conciliar el sueño. Me la pasé pensando en este momento", describió.

Por su parte, Silvino expresó: "Esperamos que consigamos la perpetua. No sé qué pasa por la cabeza de los asesinos en este momento"

Los padres de Fernando llegaron minutos antes de las 12 a Dolores, cuando ingresaron a la confitería de un hotel cercano al edificio de los tribunales, donde entre otros, se abrazaron con Ramón Dupuy, el abuelo del niño Lucio que fue asesinado en Santa Rosa y que llegó minutos antes para acompañarlos.

La zona de los tribunales permanecía este mediodía vallada y con un operativo de seguridad policial para evitar el ingreso al edificio judicial de Dolores de personas ajenas al juicio.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en la puerta de un boliche de Villa Gesell en enero del 2020, aseguró que "Justicia es que le den perpetua" a los ocho imputados por el crimen de su hijo mientras caminaba hacia los tribunales de Dolores para escuchar la lectura de la sentencia.

"La única paz es consiguiendo justicia por mi hijo. Justicia para mí es que le den perpetua a todos los asesinos", dijo Graciela Sosa pasadas las 12.30 del mediodía cuando se dirigía a la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la mencionada ciudad bonaerense, donde se dará conocerá el veredicto contra los ocho rugbiers acusados del asesinato del joven de 18 años.

La mujer ingresó a la sede judicial a paso lento abrazada a su esposo Silvino Báez y tomada del brazo de una agente policial, rodeada de decenas de vecinos que gritaban "perpetua" para los acusados y "Justicia".

"Muchísimas gracias a todos ustedes por acompañarnos desde el primer día. Estamos fuertes y confiados de que se va a hacer justicia por Fernando. Vinimos con la esperanza de hacer Justicia para que él pueda descansar en paz", señaló Graciela.

A su vez, la mamá de Fernando dijo que su hijo lo está acompañando "desde el más allá" y admitió que pasó "una noche muy angustiante".

"Él me da las fuerzas para seguir. La noche anterior no pude conciliar el sueño. Me la pasé pensando en este momento", describió.

Por su parte, Silvino expresó: "Esperamos que consigamos la perpetua. No sé qué pasa por la cabeza de los asesinos en este momento"

Los padres de Fernando llegaron minutos antes de las 12 a Dolores, cuando ingresaron a la confitería de un hotel cercano al edificio de los tribunales, donde entre otros, se abrazaron con Ramón Dupuy, el abuelo del niño Lucio que fue asesinado en Santa Rosa y que llegó minutos antes para acompañarlos.

La zona de los tribunales permanecía este mediodía vallada y con un operativo de seguridad policial para evitar el ingreso al edificio judicial de Dolores de personas ajenas al juicio.