¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
23 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

EEUU, España y Francia en la voz de jujeños

La cuarentena y los controles relatados desde la óptica de los comprovincianos residentes en esos paìses.
Sabado, 21 de marzo de 2020 01:01

En pocos días cambió la realidad de millones de personas en el mundo a raíz de la pandemia del coronavirus, que derivó en cuarentenas obligatorias y con ello un cambio radical en los consumos, hábitos y paró la maquinaria productiva y económica. El Tribuno de Jujuy consultó a algunos comprovincianos para conocer cómo viven estos momentos de emergencia sanitaria en Estados Unidos, España y Tailandia. Julieta Noceti desde Barcelona, España, contó el desolador cuadro de las calles vacías y transeúntes angustiados y temerosos, para hacer compras en los pocos lugares abiertos, luego de pocas semanas de lanzadas las primeras medidas de prevención del virus, que en un principio eran ignoradas por la población y continuaba circulando.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En pocos días cambió la realidad de millones de personas en el mundo a raíz de la pandemia del coronavirus, que derivó en cuarentenas obligatorias y con ello un cambio radical en los consumos, hábitos y paró la maquinaria productiva y económica. El Tribuno de Jujuy consultó a algunos comprovincianos para conocer cómo viven estos momentos de emergencia sanitaria en Estados Unidos, España y Tailandia. Julieta Noceti desde Barcelona, España, contó el desolador cuadro de las calles vacías y transeúntes angustiados y temerosos, para hacer compras en los pocos lugares abiertos, luego de pocas semanas de lanzadas las primeras medidas de prevención del virus, que en un principio eran ignoradas por la población y continuaba circulando.

 

En Barcelona hay cuarentena obligatoria y debido a que es la segunda ciudad con más casos. En Francia, cuarentena también.

 

Martin Tinte, nacido en Abra Pampa, relató que hace 20 años vive con su familia en Utah, Estados Unidos. Contó cómo vivió el regreso de sus vacaciones en Argentina, los controles y la realidad en Utah donde los supermercados están desprovistos y hay escaso movimiento.

Mientras tanto, Martín Borús quien vive con su pareja en Burdeos, Francia, explicó que las primeras medidas no se tomaron en serio y el Gobierno recrudeció las restricciones declarando oficialmente la cuarentena obligatoria el lunes.

"Está muy complicado. Desde el lunes que llegué el trabajo fue muy bajo, solo el 20%, el 80% de la gente no sale a comer. Está desabastecido el supermercado de productos no perecederos, y de los perecederos el pollo y el pan se llevaron casi todo, supongo para freezar, y papel higiénico y papel toalla no hay en ningún supermercado", explicó el jujeño. Martín Tinte dio su visión en relación al consumo que experimenta desde su restaurante en el sur de Utah. De hecho, estudia abrir sólo para hacer delivery o con ventanas de modo de no tener que cerrar ya que cuenta con al menos 15 empleados en sus dos locales, cerca del Zion National Park y otro en Pino Valley, ya que se computa las horas trabajadas que son 80 horas la quincena. Recientemente estuvo en Salta desde donde partió el pasado 11 a su actual hogar, y en el camino encontró mucho temor respecto al aeropuerto de Lima, Perú, pero pudo llegar porque estaba operando y se quedó por 3 días y fue a partir del 15 que comenzó la cuarentena, día en que partió a Los Ángeles. "Había mucho control, preguntaban de dónde venía los últimos 15 días donde había andado, si había tenido contacto con gente de Asia o Europa y les dije con jujeños y salteños nomás que sólo han ido al carnaval de la Quebrada, entonces me dejaron entrar. Pero había mucho control para Europa y Asia", comentó.

Explicó que en el avión que llegó a Estados Unidos, de una capacidad mayor a 200 personas, estaba ocupada sólo por 30 o 40 personas. Mientras en el aeropuerto Chávez de Lima, había mucha gente y mucho pánico ante la presencia de gente de aspecto asiático. Una vez que llegó a Saint George encontró una cuarentena con servicios muy reducidos y calles desiertas, ya que el receso escolar de primavera se extendió por dos semanas más que permitía mover el comercio y turismo que ahora es nulo. Explicó que algunos supermercados que trabajaban las 24 horas cierran a la 1 de la madrugada y abren a las 6, y otros que abrían hasta la madrugada redujeron también el horario de atención porque no hay mercadería para vender y por las medidas, al igual que los restaurantes muchos de los cuales cerraron.

Coinciden en la desidia inicial

España es uno de los países más afectados en Europa y el panorama actual es desolador. En Barcelona donde vive la joven jujeña Julieta Noceti, la ciudad está en cuarentena obligatoria y estado de alarma. Sólo se permite salir por comida y trabajo. El transporte funciona aún.

“La ciudad que tenía mucho movimiento se volvió una ciudad fantasma. Me tocó salir y los metros están prácticamente vacíos, la gente con barbijos, guantes en lo posible, mucha cara de angustia, es una enfermedad que da miedo, que está generando mucha soledad”, explicó. Agregó que a diferencia de Madrid, en Barcelona aún no salieron militares a la calle, y te multan si salen sin necesidad y es que sólo se permite ir al supermercado y a farmacias, las únicas autorizadas para estar abiertas con lo cual no hay ambulantes. “Durante la semana pasada hubo una psicosis y la gente compraba por la mañana y en la tarde no había nada”, explicó y hay policías para restringir el ingreso de gente y se termina rápido el papel higiénico, jabones y productos para mantener la higiene, pero fruta y verduras sí.

“Es la segunda comunidad autónoma con más contagios, no tanto como Madrid que se lleva la parte más dura, tiene casi la mitad de los enfermos y los muertos que Madrid hay bastante. Se siente mucho y la gente que en el subte con la mirada triste, de angustia”, relató. Es que aseguró que llevan 5 días de cuarentena obligatoria y los parámetros no son buenos. El funcionamiento de empresas quedó a criterio de ellos, pero aseguró muchos optado por personal y horario reducido. Es que la gente lo tomó como si fuera una broma, cuando hubo cuarentena la gente se iba a pasear, pensaban “a mí no me va a pasar”, que podían soportar, pero luego fue el país con más contagio y a una velocidad tan extrema que no hay servicio público que aguante. “Aquí teníamos 200 contagiados y a la semana casi 10 mil”, y no se tomaba conciencia, tampoco se habían prohibido viajes, y la gente circulaba. “Por eso me siento orgullosa de las medidas que están tomando en Argentina, que la gente no se mueva y ya”, afirmó.

En tanto, Martín Borús quien vive en Burdeos, Francia, explicó que coincidió el mismo cuadro de desinterés de la gente con las primeras medidas preventivas la semana anterior pero se declaró oficialmente la cuarentena obligatoria el lunes. Para salir a la calle deben tener impreso un compromiso firmado por uno mismo pero que si no lo tienen se les multa, pero permiten hacer deportes una vez al día por temor a que la gente se deprima. “En el supermercado tenías 15 minutos para llenar el carro y proveerse. La gente está muy asustada, todos usan barbijos y guantes”, precisó. “Ahora se paró todo el país, las fábricas, se viene una crisis financiera en toda Europa”, dijo y explicó que se dispuso 300 millones para ayudar a las pymes.