¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
22 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Preparan las fiestas patronales en Cuchillaco

Bandas de sikuris y peregrinos comenzarán el ascenso al santuario el sábado 7 de abril. Todos los detalles de la celebración.

Jueves, 29 de marzo de 2018 00:00

La comisión de servicios de la fiesta patronal en honor a la Virgen de Copacabana de Cuchillaco inició los trabajos para la próxima celebración religiosa que se concretará los días 7 y 8 de abril. La peregrinación hacia el paraje de Cuchillaco crece año tras año. Bandas de sikuris y peregrinos devotos de la Virgen de Copacabana de Cuchillaco comenzarán el ascenso el día sábado 7 de abril hacia el santuario, aunque la mayoría comienza su peregrinaje el día viernes al mediodía. Cuchillaco es un pequeño paraje, ubicado a 24 kilómetros al oeste de la ciudad de Humahuaca. Cientos de peregrinos, devotos de esta Virgen realizan año tras año la peregrinación con mucha fe, algunos pidiendo algo y otros en forma de agradecimiento por las bendiciones y gracias concedidas por esta advocación de la Virgen.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La comisión de servicios de la fiesta patronal en honor a la Virgen de Copacabana de Cuchillaco inició los trabajos para la próxima celebración religiosa que se concretará los días 7 y 8 de abril. La peregrinación hacia el paraje de Cuchillaco crece año tras año. Bandas de sikuris y peregrinos devotos de la Virgen de Copacabana de Cuchillaco comenzarán el ascenso el día sábado 7 de abril hacia el santuario, aunque la mayoría comienza su peregrinaje el día viernes al mediodía. Cuchillaco es un pequeño paraje, ubicado a 24 kilómetros al oeste de la ciudad de Humahuaca. Cientos de peregrinos, devotos de esta Virgen realizan año tras año la peregrinación con mucha fe, algunos pidiendo algo y otros en forma de agradecimiento por las bendiciones y gracias concedidas por esta advocación de la Virgen.

La comisión de servicio que guía y trabaja por los peregrinos brinda desayuno, almuerzo, merienda y cena. Esta comisión está integrada por alrededor de treinta personas que se dividen la tarea, algunos cocinan, otros limpian el camino de herradura, etcétera. Desde la comisión recomiendan hacer el ascenso de día y señalaron que por lo único que los peregrinos deben preocuparse es por llevar abrigo, utensilios y alguna colaboración que generalmente es algún alimento. Esta comisión invita a todos a participar con fe y explicaron que una vez en el paraje de Cuchillaco la policía, el personal de salud, los bomberos voluntarios colaboran para que los peregrinos puedan vivir su fe sin inconvenientes. Esta peregrinación tiene la particularidad de que puede hacerse una parte en vehículo, y otra a pie. El recorrido y ascenso a pie dura dos horas por un camino de herradura que se encuentra acondicionado y señalizado.

Desde la comisión informaron que la novena en honor a la Virgen de Copacabana de Cuchillaco se iniciará hoy. El viernes 6 de abril se realizará el traslado, desde Tilcara, de la Virgencita del Abra de Punta Corral hacia Humahuaca con un grupo de fieles tilcareños que acompañan en esta peregrinación. Y ese día concluirá la novena y se realizará la víspera de las fiestas patronales de la Virgencita de Copacabana, los "Amitos" de Cuchillaco y por el papa Francisco. El sábado a las 7 comenzará el ascenso hacia el pequeño paraje de Cuchillaco, llevando las imágenes de la Virgencita del Abra de Punta Corral de Tilcara y de la Virgen de la Candelaria, patrona de Humahuaca. Habrá salva de bombas y se servirá el desayuno a los peregrinos y a las bandas de sikuris. Luego del almuerzo comunitario se realizará la danza de sikuris y cuartos y alrededor de las 15 se oficiará la solemne misa en la capilla de este paraje. Al finalizar, los fieles realizan una pequeña procesión a la Cruz Mayor. A las 20.30 habrá nuevamente una misa y la adoración de sikuris y cuartos.

VIRGEN DE COPACABANA DE CUCHILLACO

Alrededor de las 21.30 habrá fuegos artificiales y las bandas de sikuris realizarán una retreta en honor a la Virgen que durará toda la noche. El año pasado alrededor de 25 bandas acompañaron en este acto de fe y se prevé que este año ese número crecerá debido a que la devoción por esta Virgen se fue extendiendo en los últimos tiempos. El día domingo 8 de abril, las actividades darán inicio a las 6, con el rezo de Aurora y el desayuno comunitario se servirá para todos los peregrinos. A las 10.30, la familia Salas- Corimayo realizará una recepción y a las 11.30, los gauchos de Toyonso brindarán un refrigerio. El almuerzo comunitario se realizará en Aguas Blancas para finalmente llegar a la ciudad histórica pasando las 18. Una vez en la ciudad los peregrinos y las bandas de sikuris se dirigirán a la Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Candelaria con las imágenes de la Virgen de Abra de Punta Corral, la Virgen de la Candelaria y la Virgen de Copacabana de Cuchillaco.

Retorno

La subida de la Virgen se realizará el sábado 21 a las 6.30. A las 15 será recibida en el paraje de Cuchillaco por los "esclavos" y se hace la entrega de cuartos a los peregrinos. A las 19 se rezará el rosario y a las 20 la luminaria y la danza de suris. El domingo 17 a las 6 se rezará nuevamente el rosario y a las 12 se producirá la desconcentración. Esta celebración religiosa es un acto de fe que crece año tras año. La gente acampa el viernes a la noche para presenciar los festejos a la Virgen el día sábado y regresar el domingo. Es una fiesta patronal que invita a la reconciliación y a manifestar la profunda devoción a la Virgen de este pequeño paraje donde vive una sola familia y que en esta fecha se llena de peregrinos.

La historia

A principios del siglo XX, Josefa Flores de Puca peregrinaba con fe y esperanza hacia Punta Corral, motivada por el sueño de poder culminar su promesa realizada a la Virgen, en compañía de su hija Hipólita y sus nietos Marcelo y Carmen. Ellos eran muy devotos de la Virgen de Copacabana, pero un año no pudieron regresar al santuario, por lo que los esclavos Dionicia y Guillermo Torres le obsequiaron a Josefa una estampita con la imagen de la Virgen. Transcurrido un tiempo, una noche y de la nada, apareció en Cuchillaco un retocador de imágenes, Dionisio, quien pasó por el domicilio de Hipólita ofreciendo su trabajo y se le pidió una réplica de la estampita de la Virgen de Copacabana. La imagen fue tallada en madera y cubierta con un material desconocido que se asemeja a la roca y al atardecer, el retocador partió del lugar. Hipólita, al preguntar a sus vecinos si recibieron la visita de este retocador de imágenes, recibió como respuesta que no habían visto a nadie y quedó latente el interrogante “¿será obra de Dios?”. La esclava de la Virgen de Punta Corral llevaba el mismo nombre del retocador.