¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
23 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Medio Oriente: aumenta el temor por un eventual ataque de Irán a Israel

Sería en respuesta al ataque contra el consulado iraní en Siria, que mató a dos generales de la guardia Revolucinaria. 

Viernes, 12 de abril de 2024 10:38

Cuando Israel atacó el consulado de Irán en Damasco, Siria, y mató a varios miembros de la Guardia Revolucionaria, entre ellos dos generales, desató también el temor a una escalada de niveles inciertos en el conflicto que sobrevuela todo Medio Oriente. El régimen de Teherán dejó claro que respondería y ahora tanto Israel como el conjunto de la comunidad internacional intentan determinar cuándo y cómo lo hará.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Cuando Israel atacó el consulado de Irán en Damasco, Siria, y mató a varios miembros de la Guardia Revolucionaria, entre ellos dos generales, desató también el temor a una escalada de niveles inciertos en el conflicto que sobrevuela todo Medio Oriente. El régimen de Teherán dejó claro que respondería y ahora tanto Israel como el conjunto de la comunidad internacional intentan determinar cuándo y cómo lo hará.

El ataque del 1 de abril, cuya autoría nunca llegó a reivindicar Israel -no suele hacerlo cuando se trata de acciones en países vecinos-, llevó al líder supremo iraní, el ayatollah Ali Khamenei, a dar por seguro que habría “castigo”. Así lo han expuesto otros líderes como el presidente iraní, Ebrahim Raisi, o el ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdolahian, que en estos últimos días intensificó sus contactos con gobiernos tanto de Medio Oriente como de Europa.

El llamado a la “contención” es prácticamente generalizado, pero a estas alturas pocos dudan de que Teherán cumplirá su amenaza y habrá algún tipo de respuesta. En 2020, la muerte del general Qassem Soleimani por un bombardeo de Estados Unidos en Irak derivó en un ataque contra bases norteamericanas, también en suelo iraquí.

La inteligencia de Estados Unidos asume que el ataque es inminente -fuentes citadas por el diario The Wall Street Journal advirtieron de que puede ser en 24 o 48 horas- y el presidente Joe Biden dejó claro esta semana que, frente a las “amenazas” iraníes, el apoyo a Israel es “férreo”.

Por su parte, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró el jueves que se están preparando para posibles “desafíos” en otros “frentes”, sin aludir directamente a Irán, pero el jefe de la diplomacia israelí, Israel Katz, sí ha dicho sin tapujos que devolverán el golpe si Irán atacara desde su territorio.

Israel “está en alerta y preparado para varios escenarios”, señalaron también las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), según su vocero, Daniel Hagari. El Ejército, añadió, “sabrá cómo actuar allí donde sea necesario”.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, habló el jueves con el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, sobre la preparación frente a un ataque iraní contra Israel.

Movimientos de precaución

Irán tiene ante sí el reto de encontrar un equilibrio entre el cumplimiento de sus propias amenazas y la necesidad de no prender la mecha de una nueva escalada de horizonte incierto. El ataque contra su consulado en Damasco generó la condena prácticamente unánime a nivel internacional, con reproches incluso de Naciones Unidas, pero la preocupación es ahora igual de general.

“Irán no debe arrastrar a Medio Oriente a un conflicto mayor”, enfatizó el ministro de Relaciones Exteriores británico, David Cameron, tras hablar el jueves con su par iraní. No en vano, la geopolítica regional ya camina sobre el alambre desde el asalto lanzado por Hamas el 7 de octubre y la posterior ofensiva militar israelí sobre la Franja de Gaza.

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, amplió la ronda de contactos para pedir en sucesivas llamadas a responsables de China, Turquía y Arabia Saudita que presionen a Irán para evitar el supuesto ataque. Pekín le respondió reclamando igualmente a Washington un “papel constructivo” en todo este conflicto.

El gobierno de Estados Unidos aconsejó a su personal que no abandone los grandes núcleos urbanos de Medio Oriente y advirtió del peligro de un ataque iraní o de sus grupos afines. Además, el general Michael Erik Kurilla, comandante del Mando Central de Estados Unidos para Medio Oriente (Centcom), viajó a Israel.

En tanto, Francia instó este viernes a sus ciudadanos a no viajar “en los próximos días” a Israel, Irán, el Líbano y los territorios palestinos. París también evacuó de Teherán a los familiares de su personal diplomático.

Por su parte, la aerolínea alemana Lufthansa suspendió sus vuelos hacia y desde Teherán.

Israel, en cambio, se muestra cauto en torno a unos preparativos que prefiere no publicitar, pero que se antojan evidentes. El repliegue militar en el sur de la Franja de Gaza, supuestamente por razones tácticas, desató las especulaciones en torno a la necesidad de centrarse en otros menesteres, mientras que la cadena pública Kan informó que los ayuntamientos recibieron ya avisos para comenzar a preparase, por ejemplo ultimando los refugios a los que podría acudir la población en caso de ataque.

Nuevos bombardeos

Este viernes, las fuerzas israelíes lanzaron nuevos bombardeos en la Franja de Gaza, indicó Hamas, en un momento de alta tensión después de que Irán amenazara con represalias.

Por su parte, Qatar, Egipto y Estados Unidos, que median para conseguir una tregua, esperan la respuesta de Israel y de Hamas a su última propuesta para un cese de los combates que permita, además, la liberación de rehenes israelíes cautivos en Gaza.

Hamas informó que decenas de casas y de edificios residenciales fueron atacados con explosivos en el campo de refugiados de Nuseirat y que decenas de bombardeos golpearon Al-Zahra, Al-Mughraqa y Al-Maghazi, en el centro de la Franja de Gaza. En el barrio de Al-Daraj, 25 personas murieron en un bombardeo que alcanzó la casa de una familia.

Temas de la nota