¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

11°
24 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Día Internacional del Lego

Viajes al espacio, impresoras 3D con fichitas plásticas, estrechez con la robótica y réplicas de dispositivos retro. 

Domingo, 28 de enero de 2024 09:29

Niños y adultos se reúnen hoy para festejar el Día Internacional de Lego, el universo de chiches adorados por los amantes de la construcción lúdica y la imaginación. A la fiesta también asisten investigadores y tecnólogos, que han empleado esas piezas plásticas en iniciativas tan diversas como atractivas.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Niños y adultos se reúnen hoy para festejar el Día Internacional de Lego, el universo de chiches adorados por los amantes de la construcción lúdica y la imaginación. A la fiesta también asisten investigadores y tecnólogos, que han empleado esas piezas plásticas en iniciativas tan diversas como atractivas.

Día Internacional de Lego: ¿por qué se celebra el 28 de enero?

Un día como hoy, pero en 1958, el creador de Lego, Ole Kirk Christiansen, patentó su idea. De origen danés, el carpintero fundó una empresa de muebles, en 1918. Hacia finales de la siguiente década, en el marco de la Gran Depresión de la economía mundial, su negocio se fue a pique. Entonces, tuvo una idea: convirtió la carpintería en una fábrica de juguetes.

Cual Gepetto del mundo real, comenzó fabricándolos con madera y gracias a esos productos los ingresos repuntaron considerablemente. Pero Christiansen, nuevamente, se topó con el contexto internacional. Según cuentan las crónicas, durante la Segunda Guerra Mundial esa materia prima escaseaba y entonces pensó una alternativa: crear sus juguetes con plástico, plan que materializó hacia 1940.

Su lamparita se encendió en 1949 cuando, inspirado en la industria de la construcción, el empresario nacido en 1891 decidió fabricar ladrillos pequeños para fomentar la creatividad de su principal audiencia, los niños. El éxito golpeó la puerta en las oficinas de Lego. En concreto, lo que ocurrió el 28 de enero de 1958 fue la presentación de la patente que describe la fórmula empleada para la elaboración de los bloques plásticos. Esos documentos detallan un sistema de acoplamiento de “perno y tubo”, que hasta ahora se mantiene vigente para los encastres.

Ese mismo año, el ideólogo de Lego falleció y su hijo Godtfred tomó las riendas, hasta 1979 cuando el nieto de Ole se encargó del liderazgo. En la actualidad, se estima el valor de la marca Lego en 8.000 millones de dólares. Con amplio margen de ventaja, la empresa danesa es la más valiosa en la industria de los juguetes a nivel global. Además, sus fichas y muñecos han trascendido aquel negocio, por ejemplo con videojuegos y películas que ahora conforman una franquicia poderosa.

Un dato curioso sobre Lego, antes de avanzar. Se estima que existen más bloques de la marca que habitantes en el mundo: el promedio es de casi 80 bloques por persona.

Los vínculos de Lego con la ciencia y la tecnología

En idioma danés, Lego es un acrónimo de “leg godt”, que se traduce como “jugar bien”. Si bien el foco primario es el ánimo lúdico, sus piezas plásticas han sido empleadas en numerosos proyectos científicos y tecnológicos. ¿Sabías que estos muñequitos volaron al espacio? ¿Que, además de haber servido para crear robots de diversa especie, se usaron para crear una impresora 3D?

La sociedad entre Lego y Nintendo para complacer a la tecnología vintage

En 2020, la compañía japonesa de videojuegos se unió a la danesa para ofrecer a los seguidores de ambas marcas un set de piezas que, al acomodarse como dicta el manual de instrucciones, resulta en una recreación con Lego de la mítica consola NES, que se comercializó en los 80′s. El pack también incluyó un cartucho, el joystick de aquella plataforma, e incluso un televisor retro en cuya pantalla aparece Mario Bros.

Tal como contamos en la ocasión, la empresa de juguetes europea lanzó otros sets para los fans de los videojuegos, a través de colaboraciones con los creadores de títulos como Overwatch y Minecraft.

El día que 1.000 muñecos Lego viajaron al espacio

En más de una ocasión, hemos visto muñecos Lego con el atuendo de astronautas. Históricamente, los que jugaron con esos chiches convirtieron sus habitaciones en el mismísimo espacio exterior. Pero a mediados del año pasado, estas figuras plásticas viajaron, sin metáforas ni imaginación mediante, más allá de las fronteras de nuestro planeta.

“El propósito de la iniciativa es inspirar a las generaciones futuras a aprender más sobre el espacio”, dijo Tomas Rousek, un arquitecto que trabajó para la NASA y que fue uno de los responsables de la aventura protagonizada por estos pequeños viajeros a los que llamaron “Legonauts”.

¿Qué ocurrió? Tres tripulaciones con astronautas plásticos despegaron desde Eslovaquia, acomodados en vehículos con el aspecto de transbordador espacial. Finalmente, regresaron a la Tierra, sanos y salvos. El director de la agencia Kreativ Gang, Dominik Matusinsky, que participó en la diagramación de este plan, dijo en diálogo con TN Tecno: “Buscábamos una idea que genere piel de gallina. Sin pensar en tiempos ni presupuestos, solamente en verdaderamente llamar la atención”.

Con buen tino, Matusinsky señaló que al jugar, tanto chicos como grandes, nuevos universos emergen en nuestros hogares. “Los cocodrilos podrían volar en los autos, podés construir tu casa de playa en el centro de la ciudad. Tu fantasía no tiene límites. Entonces pensamos que podríamos dar una muestra de esa imaginación, volviéndola real”, comentó. “Hay que apuntar a las estrellas”, concluyó. Y eso hicieron.

Una impresora 3D creada con piezas Lego ¡para fabricar piel!

En el video, a continuación de este párrafo, encontramos otro interesante vínculo entre las piezas Lego con la ciencia y la tecnología. Se trata del trabajo de tres investigadores de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, que crearon una bioimpresora con las fichitas plásticas. Hay otro dato llamativo: el dispositivo “imprime” piel para su uso en humanos.

“Mientras tomamos una taza de café, decidimos investigar esas fichas que son juguetes como una opción asequible, accesible y adaptable para construir una bioimpresora”, explicó en diálogo con esta publicación Christopher Tomas, integrante del equipo de investigación junto a Sion Coulman y Oliver Castell.

Consultado sobre por qué eligieron las piezas Lego, el científico respondió: “La adaptabilidad de estas fichas para construir la impresora (fácil de modificar y para crear prototipos), y su accesibilidad para otros (tanto en términos de acceso como de asequibilidad) fueron importantes. Queríamos asegurarnos que, si teníamos éxito con nuestra impresora 3D capaz de imprimir piel, el diseño esté disponible para todos los laboratorios interesados”.

Tomas concluyó con un pensamiento que atañe a estos juguetes en general, más allá de esta aplicación específica. “La diversión y la familiaridad de Lego también capturan la imaginación de los no científicos que ayudan a comunicar la investigación de vanguardia a un público más amplio”, cerró.

El carpintero danés Christiansen, que falleció en 1958 a pocos días de presentar su célebre patente, seguramente celebraría estos ingenios. Y también festejaría el presente Día Internacional de Lego, que confirma su legado en el calendario.

Temas de la nota