¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El Banco Central bajó la tasa de interés de referencia al 70%

La entidad se lo comunicó a los bancos a través del sistema de operaciones que la recortó 10 puntos desde el 80% nominal anual previo. Los bancos no tienen un piso mínimo para los plazos fijos por lo que la tasa de las colocaciones podría caer más.

Jueves, 11 de abril de 2024 15:17

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo a 70% anual la tasa de política monetaria desde el 80% previo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo a 70% anual la tasa de política monetaria desde el 80% previo.

Esta decisión es consecuencia de la desaceleración inflacionaria y de la decisión del BCRA de mantener los rendimientos de los ahorristas por debajo de la inflación.

Tras esta medida los bancos reducirán la tasa de interés que pagan por plazos fijos acentuando la licuación de los ahorros.

Al asumir la actual conducción del BCRA se dispuso que la tasa de interés baje de 133 a 100% y el mes pasado sumó un nuevo recorte a 80%.

En ese momento, la autoridad monetaria también desactivó la obligación de los bancos a pagar una tasa de interés mínima por depósitos a plazo fijo, para fomentar la competencia entre las entidades bancarias.

La reducción de la tasa de interés también favorece las cuentas del Central ya que pagará menos interés por los pasivos remunerados, una de las principales preocupaciones del presidente, Javier Milei y del equipo económico.

El stock de Pases pasivos es de cerca de $33 billones, los cuales generan un interés diario.

A su vez, la baja de la tasa puede estimular la aparición del crédito en momentos en que se agudiza la recesión.

Por otra parte, una caída en los rendimientos de los plazos fijos puede impulsar a los ahorristas a desprenderse de esas inversiones, pasándose al dólar, lo que apuntalaría su valor en momentos en que la oferta aumenta.

Plazos fijos menos atractivos

Los plazos fijos se volvieron poco atractivos para los ahorristas por la alta inflación y el bajo rendimiento de la tasa de interés, lo que viene siendo reflejado en la merma de su demanda.

En el primer mes del año, el stock de plazos fijos tradicionales creció solo 1,7% nominal. Este leve avance se invierte si se tiene en cuenta que la inflación mensual se ubicó en torno al 20%, lo que refleja una caída real sin estacionalidad del 17,8% en el mes, según los datos aportados por el Banco Central (BCRA).

En la comparación respecto al año pasado, la demanda de este instrumento cayó un 57,6% real. Detrás de este declive está la falta de competitividad de la tasa frente a la inflación.

En su informe monetario mensual, el Central detalló que "la contracción de los depósitos a plazo fijo resultó generalizada por tipo de depositante, aunque fue más marcada en el caso de las personas jurídicas. Por estrato de monto, también se verificó un descenso generalizado. No obstante, la mayor caída se concentró en el segmento de más de $20 millones y se explicó en parte por el comportamiento de las Prestadoras de Servicios Financieros (PSF), cuyos principales actores son los Fondos Comunes de Inversión de Dinero.

Como contrapartida, la autoridad monetaria reveló que “el segmento de depósitos a plazo fijo ajustables por CER registró por segundo mes consecutivo una expansión, con un crecimiento mensual de 53% sin estacionalidad en términos reales" y explicó que “el crecimiento fue impulsado por las colocaciones con opción de cancelación anticipada, en tanto las colocaciones en UVA tradicionales presentaron una leve disminución”.

Al distinguir por tipo de tenedor, queda reflejado que el incremento obedeció fundamentalmente a la dinámica de las colocaciones de personas físicas, que representan el 87% del total. En todo concepto, el saldo de los depósitos en UVA alcanzó los $818.637 millones al finalizar enero, lo que equivale al 5,5% del total de los instrumentos a plazo denominados en moneda doméstica.

Al analizar el bajo interés de los ahorristas en el plazo fijo tradicional, la consultora LCG atribuyó esa dinámica a que “la tasa mensual de referencia continua en un 9%. Esto la ubica por debajo de las proyecciones de inflación y de las expectativas implícitas de depreciación de los dólares alternativos, implicando un rendimiento negativo".

Asimismo, indicó que “los depósitos atados a inflación se vieron afectados por la extensión a 180 días del plazo mínimo. Sin embargo, ha sido tan grande la caída en los meses previos que es posible que esta se desacelere, debido a los agentes cautivos en pesos que tienen dificultades para acceder a otros métodos de ahorro”.

Al mismo tiempo, desde LCG señalaron que disminuyó el ritmo de caída en la tasa de renovación de los plazos fijos, expresando que “actualmente la tasa es del 97%. Esto la ubica 10 puntos porcentuales por arriba de la tasa de renovación de diciembre, que se encuentra influido por el desarme de plazo fijos por parte de las empresas para el pago de aguinaldos, pero también 5 puntos arriba de noviembre”.