¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
23 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

VIDEO | La XVI edición del Huancar Rock con sol y algo de lluvia

Fue al pie del cerro homónimo, en Abra Pampa, en medio del mar de arena que le da un toque especial. Participaron bandas de distintos lugares de nuestra provincia y de Salta. Hubo práctica de sandboard.
Lunes, 05 de febrero de 2024 01:00

Muchos jujeños y visitantes habrán pasado por la ruta nacional N° 9 y se vieron sorprendidos por un cerro que parece “pintado” de arena. Quizás menos de los que lo vieron pisaron sus blancas y milenarias arenas.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Muchos jujeños y visitantes habrán pasado por la ruta nacional N° 9 y se vieron sorprendidos por un cerro que parece “pintado” de arena. Quizás menos de los que lo vieron pisaron sus blancas y milenarias arenas.

Con ese objetivo quizás de invitar a conocer semejante paisaje, y el de sostener la cultura de la región, se desarrolló el pasado sábado, desde el mediodía hasta el ocaso, la 16º edición del Huancar Rock, festival sostenido por músicos abrapampeños, quienes tomaron las riendas en 2019 bajo el lema de “Rompiendo el silencio”. “No estamos acostumbrados a que la prensa venga a cubrir este tipo de eventos, quizás por la lejanía; mucha gente de Jujuy ni siquiera conoce el Huancar personalmente, esta es la oportunidad, el momento perfecto para que las comunidades de diferentes partes del mundo puedan conocer este hermoso cerro”, dijo a El Tribuno de Jujuy Mariana Méndez (Mary Lennon), de la organización. El día fue quizás más caluroso de lo esperado. Aun así, los artistas se congregaron puntualmente. Fueron recibidos con un almuerzo preparado por la organización.

“En esta oportunidad hemos podido contar con ocho bandas, que llegaron desde diferentes puntos de la provincia y una que vino de la hermana provincia de Salta, cinco artistas solistas del estilo urbano (trap, freestyle); algunas de las bandas tienen mucha trayectoria en el under jujeño, como Coyas Duros, Umano, Quiama; darles la oportunidad a todos es mágico y muy importante”, expresó la organizadora. La característica principal de este evento es que fue realizado de forma plenamente autogestiva, con el apoyo de toda la comunidad abrapampeña.

CHO, PRESENCIA FEMENINA

“Desde el 2019 venimos gestando esto con mis compañeros, se dejó de hacer, lo recuperamos; nos fuimos acomodando, lo hacemos artistas de la localidad y apelamos a la solidaridad de auspiciantes, amigos, familiares, hemos vendido bonos contribución, traemos electricidad, hay logística de gente, comida”, relató Méndez. “La música es un camino maravilloso que hace posible esto, tenemos el privilegio de vivir en esta comunidad y de presentar este festival en un lugar maravilloso”, agregó la productora.

La banda encargada de romper el hielo fue Instinto animal, con mucha energía y un marcado compromiso con el proyecto que presentan. “Es la primera vez que venimos, nos sentimos muy felices de haber podido estar, hace mucho que insistimos para estar, hay muchas bandas que quieren venir acá”, dijo Luis, vocalista de la banda quiaqueña. Además, nos adelantó que para este año aspirar a grabar temas propios y publicarlos en plataformas digitales. BL King fue el encargado de hacer la primera intervención de música urbana. Con mensajes de lucha y esperanza, el joven recibió el respeto y los aplausos del público.

BL KING TAMBIÉN FUE PARTE

Mientras él estaba en escena, se preparaba La Escuela de Rock de La Quiaca. Una banda que se destacó por su presencia escénica y la variedad de repertorio que presentó. Con la guía del músico Gabo Anarco, los chicos presentaron un show a lo grande. Dos integrantes de 18 años, una de 25, uno de 16 y otro de 31, todos con marcado talento, fueron muy aplaudidos. “Nos gusta venir acá, el año pasado también estuvimos”, dijo la vocalista; “mostramos lo que nosotros interpretamos de la música”, expresó otro de los integrantes; “queremos dejar en alto la cultura quiaqueña”, manifestó otra de las artistas.

EL PÚBLICO | EN LA PLATEA DE ARENA.

La última canción de esta banda fue “El quiaqueño”, de base folclórica, llevada al rock con profundo respeto y calidad. Cho (Natacha Benakovich) marcó la presencia femenina, con composiciones propias y también fue una de las más aplaudidas de la tarde. Mientras tanto, las arenas del Huancar servían para el entretenimiento deportivo. Con la música de fondo se practicaba sandboard. Cerca de las 17.30, la lluvia comenzaba a hacerse presente, pero, en el escenario estaba la banda quiaqueña Uma Tullu (Cabeza de hueso, calavera), que había anunciado su show como “metal andino, puneño o pacha metal”.

Después de unas gotas, el sol volvió a reinar, aunque nunca se fue. Angel Dark, con algo de nervios, por ser local y cantar ante su público, hizo una corta, pero profunda presentación, también con estilo urbano. Coyas Duros fue uno de los puntos más altos del festival. Su presencia, impronta escénica y repertorio ya son acompañados por el público, que empezaba a animarse a los pogos y que, con la baja del sol, comenzaba incluso a acrecentarse. El final se aproximaba, pero todos querían hacer su presentación. La amenaza de lluvia y la proximidad del límite de horario permitido no impidieron que más de ciento cincuenta personas disfruten de Proyecto Circovid, que llegó desde Orán, Salta; La Cokera, destacada banda abrapampeña; Humano, de San Salvador de Jujuy, y Quiasma, banda rockera de mujeres, que se llegó desde San Pedro de Jujuy. El mensaje transversal de esta edición fue no al DNU, destacaron la importancia de la cultura y que, con sus presentaciones, todos aspiran a despertar conciencia, “Rompiendo el silencio”.

Temas de la nota