¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

15°
20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

La víctima convivía con episodios de violencia

El entorno de la médica jujeña María Accetti asesinada en Tolhuin confirmó estos hechos a la Justicia.

Jueves, 28 de julio de 2022 00:49

Mañana, el Juzgado de Instrucción Nº 1 del Distrito Judicial Norte de la provincia de Tierra del Fuego debe resolver la situación procesal de José Sebastián Cortez Toranzo, el único detenido por la muerte de la médica jujeña María Alejandra Accetti, cuyo cuerpo fue hallado el pasado lunes 18 de julio en una vivienda en el barrio Altos de la Montaña de la ciudad de Tolhuin.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Mañana, el Juzgado de Instrucción Nº 1 del Distrito Judicial Norte de la provincia de Tierra del Fuego debe resolver la situación procesal de José Sebastián Cortez Toranzo, el único detenido por la muerte de la médica jujeña María Alejandra Accetti, cuyo cuerpo fue hallado el pasado lunes 18 de julio en una vivienda en el barrio Altos de la Montaña de la ciudad de Tolhuin.

Para definir el futuro de Cortez Toranzo será clave para los investigadores no solo la prueba material recabada en la vivienda en la que fue hallada sin vida la médica y las propias pericias realizadas por los peritos forenses, sino que jugarán un rol clave los testimonios de los allegados a la víctima.

Y es que según pudo conocer el medio radiofueguina.com, en el marco de las declaraciones testimoniales tomadas horas después de la muerte de Accetti, trascendieron pormenores de la conflictiva relación que uniría a la mujer de 52 años y al hombre de 37.

Integrantes del entorno laboral de Accetti habrían dado cuenta de episodios de violencia ocurridos en los últimos tiempos entre los miembros de la pareja.

Fueron sobre todo sus compañeros de trabajo, que cumplen funciones en el Centro Asistencial de Tolhuin, quienes hablaron de reiterados actos de sumisión y violencia física y psicológica de Cortez Toranzo en desmedro de la víctima y que, por razones no del todo claras, jamás se materializaron en una denuncia formal en sede policial o judicial.

Consecuencia de este contexto de violencia, se presume que eran las repetidas solicitudes de licencia y carpeta médica que habría presentado la profesional en los últimos tiempos.

El caso

El cuerpo de la profesional apareció con signos de haber recibido una salvaje golpiza el pasado lunes 18 de julio, dentro de la vivienda en la que convivía con su pareja quien fue detenido.

Ante la Policía, Toranzo declaró que encontró a su compañera inconsciente, tirada en el piso, junto al criadero de cerdos que explotaban, dentro mismo de la vivienda-chacra que compartían en el barrio Altos de la Montaña en la mencionada ciudad austral.

Debido a inconsistencias en el relato del hombre el fiscal Ariel Pinno y el juez de Instrucción Daniel Cesari Hernandez dispusieron procesar a Cortez Toranzo, quien es por ahora el único sospechoso del asesinato.

Acusado de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido mediando violencia de género", Cortez Toranzo permanece alojado en una celda en Río Grande desde aquella madrugada fatal, y luego de haberse negado a hablar en el marco de la declaración indagatoria a que fue sometido.

El juez Cesari Hernandez deberá así definir si están dadas las condiciones para procesar al por ahora sospechoso y qué ocurrirá con su detención por ahora preventiva.

Transcurrido el plazo legal, posterior a la indagatoria, se espera que Cesari Hernandez resuelva la situación procesal de Cortez Toranzo durante la jornada de mañana, resolviendo entre el procesamiento del acusado (que seguiría privado de su libertad) o su sobreseimiento (provisorio o definitivo) en caso de no encontrar pruebas suficientes para sostener la acusación y llevarlo a juicio por la muerte de la jujeña.