¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20 de Mayo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Cómo vivimos ¿en automático, semifanático?

Miércoles, 10 de abril de 2024 01:00

Que nada salga de la ruta o que suceda lo que tenga que suceder.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Que nada salga de la ruta o que suceda lo que tenga que suceder.

Crea tu nueva y mejor versión.

Estaba leyendo y vi la frase de Joe Dispenza: "La rutina hace perder el libre albedrío". Se produjo un silencio.

El silencio es la disrupción del movimiento, es por ello, que más allá de la vida ajetreada que llevamos, muchos optan por no dejar vacíos. Porque en el vacío y el silencio, pueden salir emociones, recuerdos, temas pendientes.

Creemos que el tiempo lo cura todo.

Decimos ya pasó. Creemos que el tiempo es lineal, sin embargo para el psiquismo el tiempo tiene otra dinámica.

Cuando se vivencia una situación que irrumpe, nos impacta, desajusta, duele, genera una excitación energética que es retenida por el cuerpo. Surge la angustia y el miedo, y se levantan las barreras para no sentir.

Es como si el televisor siguiera sonando, sólo que sin volumen. Toda esa energía luego se transforma en síntoma, en ataques de pánico.

Freud hablando de la angustia automática decía que el factor determinante de ella es una situación traumática, una vivencia de desvalimiento del yo frente a una acumulación de excitación, sea de origen interno o externo, aquel que no pudo tramitar.

Eso que está ahí, y por exceso o por asociación se expresará, requiere de ser mirado, aceptado, tramitado.

Vivir en el automático nos lleva a no movernos, porque si nos movemos sentimos.

Y si sentimos creemos que perderemos el control. Y eso nos asusta.

Por ello circulamos por lo predecible, ignorando que es una forma de no vivir nuestra vida. Muchas de nuestras decisiones no nacen de nuestra libertad, sino de condicionamientos que nos llevan a pensar, sentir y actuar de modos repetitivos.

A menudo, cuando miramos los sistemas familiares vemos estas repeticiones.

¿Cómo vivir? ¿Cómo saber si estoy en automático? ¿Cuál es el costo de una vida en automático? ¿Qué hay del otro lado de la decisión de transitar el automático e ir a nuestro propio destino?, esa creación en la que: "Tomamos la vida tal y como nos fue dada, con lo bueno y lo malo, y la tomamos al precio entero que costó y que a nosotros nos cuesta. Aprovechando, para la alegría y memoria.

No habrá sido en vano. La sujetamos firmemente y la honramos y si podemos la pasaremos".

Vivir es mirar y ver nuestra vida, de dónde venimos. Es poder transitar, crecer. Dar lugar al asentir, sabiendo que todo está al servicio de la vida, aunque no lo entendamos.

Cuando estamos en automático, a menudo tenemos la sensación de tener todo bajo control, pero que algo nos falta.

El costo de una vida en automático es nuestra propia felicidad y también una herencia bloqueada desde el corazón que transmitiremos a nuestra descendencia. Por supuesto, no será determinante, en tanto y cuanto, los que siguen se ocupen de sanar y suelten lealtades que hacen mirar para atrás, cuando la vida es lo será cuando la tomemos.

En fin, sabemos lo que es la colonización y también sabemos que el libre albedrío nos regala ese vacío fértil para crear lo nuevo.

Honra tu pasado. Párate en tu presente. Haz un mapa del futuro para aprender y tomar nuevas decisiones.

Piensa de manera nueva e inesperada, Hackea tu mente automática.

Crea tu mejor versión.

(*) Licenciada en Psicología; coach ontológico profesional;

magister en Salud Pública con mención en Atención primaria de la salud; especialista en Salud Pública; consteladora; facilitadora en procesos de comunicación, resolución de conflictos, expansión de la conciencia, liderazgo; coordinación de grupos y conciencia de redes; y facilitadora en entrenamientos a líderes en gestiones de oratoria y comunicación. [email protected], cel. 3884416256.

 

Temas de la nota